El regalo del tío


Esta anécdota viene de una persona que vive en barrio bravo (imagino que candelaria o tepito) el caso es que sus vecinos se dedican a actividades no muy lícitas y a veces pasan a vender lo conseguido, que es mejor comprarles para mantener la fiesta en paz y no decidan que uno “podría donar cosas a la causa”; el caso es que un día le fueron a vender una caja con más o menos una docena de cajitas de pildoritas azules (viagra) esta persona, que sabe bien que ese tipo de cosas no hay que tomárselas si no es necesario, decidió mandárselas a un tío de edad, viudo.

El tío a los pocos meses agradeció profusamente el regalo por medio de una carta.
Dos años después, el tío falleció y el sobrino se enteró que le había dejado todos sus bienes a él (una casita, algo de dinero en el banco y un auto). Quizás sin las pildoritas hubiera vivido más, pero sin duda esos dos años se los pasó muy bien.

Comentarios

Maleficent ha dicho que…
Hahahaha, yo si el hombre no hubiese sido viudo seguro que de todas maneras la tía lo hubiese heredado lol yo lo hubiera hecho
Kishiria ha dicho que…
Haha eso es seguro
Hluot Firthunands ha dicho que…
Jejejejeeeee

Le sacó provecho a lo poco que le quedaba de vida.

Buen regalo.
Kishiria ha dicho que…
Seguro se la pasó de lujo

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones