educación y buenos modales

Una cosa que detesto, es la manera como en las oficinas se trata a la gente de intendencia, sean de la edad que sean (pero me da mucho más coraje si son gente de edad), por lo general, son invisibles y la gente solo les habla para quejarse, se molestan porque limpian el lugar y lo arreglan a su real saber y entender (si no quieres que te muevan los papeles, los metes en la gaveta, punto) o porque se tienen que mover para que sacudan; otros de plano dejan sus lugares hechos un desastre, con basura y cosas así.

Un buen porcentaje de la gente es grosera con ellos y además de tratarles con la punta del pie, hasta les deja desorden a propósito.

Siempre he creído en la urbanidad y los buenos modales, en saludar, en agradecer y pedir las cosas por favor, desde luego otras cosas aplican, como mantener limpio y ordenado tu lugar de trabajo. La gente de intendencia por lo general se da cuenta de ello y lo agradecen mucho.

Y ni siquiera se trata de que lo agradezcan o no, simplemente se trata de... buenos modales.

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Totalmente de acuerdo, en el trabajo con los cuates, juzgamos la educación de los compañeros por el conocimiento que tengan de los trabajadores de mentenimiento: nombre, fecha de cumpleaños, dirección o problemas de salud.

Es un indicador bastante certero.
Kishiria ha dicho que…
Exactamente, por lo menos eso, y tratarlos con respeto, ellos hacen un trabajo muy duro y a veces poco agradable.

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones