Patanerías Navideñas

Se que voy a sonar como mr. Scrooge, pero me vale…

La navidad es una de esas épocas en que la familia se reúne, en que queremos pensar que el mundo puede ser un lugar mejor y que damos un regalito a nuestros seres queridos, sean familia, cuates o compañeros de trabajo, tambien es el momento en que comenzamos a ponderar lo que hicimos en el año, lo que dejamos de hacer, lo que hubieramos querido hacer, lo que pudo ser y no fue y que, bajita la mano, se nos fue otro año y aunque no nos guste, ese año no volverá…
Hasta aquí todo está bien, es bueno demostrar el afecto a los seres queridos, darles a entender que son importantes para nosotros y si se sienten inclinados a ello, reunirse con la familia… el problema es que la navidad no se queda sólo en eso…

Navidad, como otras fiestas del año se ha comercializado hasta grados insospechados, todo es comprar, comprar, comprar… hasta una cajita de chocolates te cuesta un buen y no hablamos de sólo una cajita, hablamos de por lo menos, 15…y eso solo para cuates y allegados, desde luego no hay que olvidar el regalo del jefe y subjefe y entonces si entramos a la zona de terror: los regalos a la familia.

Seamos honestos, la familia siempre espera algo significativo y un poco costoso y como todo lo dejamos al final pues ya valió el asunto, tranquilamente en regalos para la familia se nos pueden ir buenos 2000 pesos y eso si nos vemos medio miserables…

Ni se diga de los que tienen hijos pequeños, desde octubre la tele los ha comenzado a bombardear con incesante publicidad de juguetes, convenciéndolos que lo que quieren es el ultra recontra mega súper auto de control remoto o la hiper fashion muñeca con sombrero nuevo…para entonces los chamacos están decididos a que eso es lo que quieren y ya lo pidieron en sus cartitas a santa o a los reyes y los padres sufren por que el juguete de moda es ridículamente caro, si es que lo hayan… si consiguen el juguete, este resulta ser sumamente frágil y se descompone a las primeras de cambio y adiós gusto, un consejo para los atribulados padres: si sus hijos tienen manitas de estómago, cómprenle algo bonito y durable o prepárense para decirle que ya no hay más juguete… si es cuidadoso y se ha portado bien pues que su bolsillo decida… y por favor comiencen a comprar en noviembre u octubre, para eso son los meses sin intereses…y los juguetes no son tan caros.

Recuerdo que hace 2 sábados haciendo un favor, nos la pasamos buscando por todo eje central el set completo de Guitar Hero World Tour para xbox, por que el adolescente de marras estaba obsesionado con que eso o nada, lo triste del caso es que pudo haber tenido, por lo que vendían el set, el Rock Band 2 completo, el dvd 1 del rock band y el dvd de Guitar Hero WT, es decir tres juegos en uno, salve decir que no lo conseguimos en el centro… sino en el lugar que menos creíamos… a eso me refiero con saber exactamente que es lo que le va a gustar al chamaco, más que lo que el cree que quiere…

Luego viene la cena de navidad, que es canon: bacalao, pavo, pierna o lomo y romeritos, la cual implica que el sector femenino de la casa se ponga una mega friega de al menos 3 días preparando la famosa cena… desde luego los ingredientes están obscenamente caros y hay que pelear por ellos…
Nadie los va a matar si en vez de lo tradicional cambian a otra cosa, platillos sobran y son igual o más lucidores: hojaldre de carne, lasagna, atún a la vizcaína, salmón a las especias, rollo de carne, pollo a la naranja, jamón horneado, pasta primavera, pastel de chocolate, teppanyaki… la lista es interminable… el clásico ponche es muy barato y sustituye al licor, aunque claro no faltan los que dicen que si no hay chupe no hay diversión…

Una genial receta de ponche con piquete es el vin-chaud: un litro de jugo de naranja, dos litros de vino tinto, una taza de azúcar mascabado y un clavo de olor, es delicioso y complace hasta al bebedor más quisquilloso, además quita el frío.

Para evitar gastarse hasta lo que no hagan un intercambio, el mío es de chupe, cada quien lleva una botella de un precio establecido, envuelta, se le ponen números y cada quien toma su numero, si no te gusta tu chupe se lo cambias a alguien más… todos salen complacidos

Bueno, como consejo final, diviértanse, disfruten y no sobregiren las tarjetas, recuerden que la cuesta de enero viene muy gruesa.

Comentarios

LADY ARCIOPREA ha dicho que…
solo puedo decir una cosa......

EEEES TEMPORADA DE PAAAAVO
LALALA LA LAAAA LALALALAAA
NO SE CUANTO HE COCINAAAAADO
LALALA LA LAAAA LALALALAAA
CREO QUE ESTOY ENLOOOOOQUECIENDO
LALALA LALALA LA LA LAAAAA
EEEEEES TEMPORADA DE PAAAAVOOOO
Y NO SE CUANTO ME FAAAAALTA COCIIINAAAAAAAAR.

no conforme con que la cocinada de la cena es un desmadreeeee.... tengo una comida y una cena el mismo dia!!!!! esas son chin...... deras y no tonterias

pero bueno, una receta barata para una ensalada que queda muy buena que tengo en mi blog

http://cableflojos.blogspot.com/2008/10/cocinerias-y-espinacas.html

veamos.... otra iopcion puede ser el pollo al horno o unas buenas berenjenas ccapeadas con no se.... una salsa de um.... tamarindo (la pueden encontrar en el super por mas o menos 70 pesos)

vuando este menos agotada y llena de cosas que cocinar..... les posteo algunas recetas
Kishiria ha dicho que…
hay que mencionar que a arcioprea siempre la enchipoclan con eso de la cocinada....
el mike ha dicho que…
nosotros cenamos jamon hornedo y lo compramos ya hecho jaja, aparte, las cosas saben mas ricas recalentadas que recien hechas, el mentado jamon nos costo 180 y alcanzo para todos y hasta sobro.
Kishiria ha dicho que…
exactamente Mike, esa es la idea, comer rico sin gastar tanto, felices fiestas!!
Özer ha dicho que…
Pues mi esposo se puso guapo (maaas?) y esta vez compramos la cena en un restaurante alemán buenísimo. Sólo invitamos a una amiga mía que no tiene familia y nos la pasamos fenomenal. El 25 llegaron otros cuates armados con un espagueti y mucho buen humor y tuvimos otra recontra-cena relajada y divertida.
Mi mejor Navidad en años, y además no gastamos tanto. Saluditos.

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas