Los sapos venenosos… variedad sanguijuela

Como Arcioprea dice los sapos venenosos son alucinógenos, te hacen creer que tienes a tu lado al más maravilloso y hermoso príncipe del mundo y no te das cuenta de lo que pasa a tu alrededor hasta que de plano estás muy mal. Neko Hime nos comentó de su sapo, agregando la variedad sanguijuela, esos son todavía peores.

En el reino animal, las sanguijuelas son parásitos, succionan la sangre de los mamíferos, en el medioevo se creía que eran curativos por que según las creencias de esa época, la enfermedad estaba en la sangre y al succionar la sangre mala, el organismo se curaba… desde luego mucha gente no sobrevivía semejante tratamiento.

El sapo venenoso sanguijuela tiende a destruir, destruir por completo la psique de la persona a la que tiene junto, hasta que ella no puede pensar por ella misma y cree que no vale nada sin él, al poco tiempo, una simple muestra de cariño por parte del sapo es lo único que las hace felices y para eso viven… una situación muy triste.

Los sapos venenosos sanguijuelas tienen varias motivaciones
Inseguridad.- su autoestima es tan baja que tienen que destruir la de alguien más para sentirse que han logrado algo y así sentirse bien consigo mismos, Neko Hime menciona que lo que a él le gustaba era la seguridad en si misma que ella proyectaba, desde luego, después de un par de meses ya no quedaba nada de eso.
Odio.- muchos especimenes tienen una madre verdaderamente castrante, y transmiten ese odio al género femenino, nada les causa más placer que destruir a una mujer.
Mediocridad.- saben que son mediocres, saben que no lograrán nada y lo único que medio lo contenta, es tener a alguien más que esté peor que ellos y controlar a esa persona.

El sapo de este tipo destruye a su pareja, succionándole todo, la felicidad, la autoestima, la dignidad… he visto a muchas amigas sucumbir a uno de estos especimenes, volviéndose de mujeres seguras y triunfadoras en muñecas de trapo. Algunos sapos las desechan cuando ya obtuvieron lo que desean (principalmente los de los dos primeros tipos) o la amarran todavía más (tercer tipo) así ya no se molestan en buscar a otra.

Sus armas parecen sacadas de lo que Mr. H nos dice, un poco de esto y pronto la víctima no sabrá ni como actuar para no hacer enojar al patán y haga lo que haga, ella esta mal siempre y estará en problemas.

Recuerdo una vez haber leído una cosmopolitan de los años 70, en la que se referían a ese tipo de hombres como Ginecófilos (aficionados a las mujeres pero de una manera muy enfermiza) ellos jamás las tocan, pero las someten con la mirada, con palabras o con actitudes, al poco tiempo la pobre mujer está segura de ser una autentica fracasada que no sirve para nada y agradecer infinitamente al hombre que tiene a su lado el que sea tan misericordioso de cuidarla, entre peor este anímicamente la mujer, mejor se sentirá el ginecófilo, si la mujer se ve orillada al alcoholismo, tanto mejor, así el podrá llevar orgullosamente su etiqueta de hombre excelente y misericordioso. Algo que mencionaba esta revista es que la autoestima de las mujeres bajo el dominio de uno de esos especimenes, era incluso, más baja que la de una mujer golpeada.

Así que si perciben que este es el patrón de conducta del espécimen que tienen al lado, aléjense de él. Una pista… las amigas SI se dan cuenta de la realidad, escúchenlas.

Comentarios

el mike ha dicho que…
esto es como lo que comentaba en la entrada anterior, sobre nuestra amiga que el novio la trataba de la chingada y ella seguia ahi, incluso cuando pretendimos defenderla por que la estaba golpeando, ella lo defendio a el, para que no le rompieramos la madre
Kishiria y Arcioprea ha dicho que…
si, la verdad los patanes tienen bien manipuladas a sus víctimas, es como la frase cliché "pégame pero no me dejes"
Anónimo ha dicho que…
Jajajajajajaja... Pobres chicas. Abandonen su afición, dejen de lamer sapos alucinógenos; hay drogas mejores, prueben con la marihuana que esa no moretea los ojos. Jajajaja.

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones