uno de esos casos extraños

El Yamiguchi Gumi es la organización de Yakuza más difundida en Japón y en el mundo, con una historia que se remonta a 6 generaciones y además de dedicarse a todo lo que estas mafias operan (prostitución, drogas etc.) tiene negocios en inmuebles y entretenimiento, negocios legales que son tapadera para sus negocios sucios.

Se trata de una de las mafias más implacables del mundo pero también se ha ganado un lugar en la comunidad local y en ocasiones hasta parecen gente decente, por ejemplo cuando el terremoto, el Yamiguchi Gumi repartió víveres entre los afectados.

Cada año, en Halloween y en sus cuarteles generales los rudísimos mafiosos reparten bolsas con dulces para los niños, sin embargo este año se ha cancelado ese evento, por razones intrínsecas al clan y se disculpan con los niños quienes esperaban con ansias las generosas bolsas.

La razón de esto se debe a un conflicto interno dentro del clan (el último fue en los 80 y fue un baño de sangre digno de las películas de mafiosos de esa década), se teme que los niños pudieran estar en peligro de ser alcanzados por la violencia del conflicto y nadie del Yamiguchi Gumi quiere eso. Prometen que el siguiente año la festividad se llevará a cabo.

La fuente

http://www.huffingtonpost.com/entry/japanese-yakuza-gang-cancels-halloween_562e7154e4b06317990ecb26?ncid=tweetlnkushpmg00000067


Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Bueno, tal vez aquí aplique eso de "lo cortes no quita lo valiente".
En todo caso es curioso que unos mafiosos que pueden matar si remordimientos tengan semejante cortesía.
Kishiria ha dicho que…
pues si, no deja de ser muy extraña esa dicotomía, supongo que no quieren quedarse sin futuros reclutas
Hluot Firthunands ha dicho que…
Esa es una teoría con altas posibilidades de ser cierta. Igual y también cuidan la imagen ante la sociedad para que los dejen delinquir sin problemas.
Kishiria ha dicho que…
exacto, eso también podría ser

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Killing Joke

las patanas