Otra de bullying

Esto sucedió en puebla, un menor, cansado del bullying que sufría por parte de sus compañeros de clase, al regresar del desfile del 5 de mayo, decidió colgarse de un árbol usando unos retazos de tela.

El menor, de 9 años, ya había denunciado el bullying a su madre, quien en repetidas ocasiones se reunió con el maestro para tratar de solucionar el problema, pero este le restó importancia.

La víctima, como suele ocurrir en este tipo de situaciones, se sintió acorralado y se cansó de los insultos, golpes y vejaciones, viendo como única solución el suicidio.

Ya hemos hablado en múltiples ocasiones del bullying; en todos, los maestros han fallado en controlar la situación y en otros, incluso lo han propiciado; pareciera que la única solución es sacar a los hijos de la escuela, con la consiguiente pérdida de tiempo escolar.

El bullying no es nada nuevo, en mis tiempos infantiles también lo había y no recuerdo que fuera menor o menos fuerte; pero los maestros sí imponían disciplina a borradorazos y reglazos.

No se trata de volver a los castigos físicos, pero sí que los maestros aprendan a controlar a sus alumnos y que los padres dejen de consecuentar las malas conductas.

La nota aquí

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Creo que los maestros siempre están incapacitados para entender a los niños. Es algo así como "brecha generacional".


Pero es cierto, antes los maestros tenian menos problemas para imponer disiplina.

Solo espero que los padres de los niños agresores piensen en la clase de hijos que están educando.
Kishiria ha dicho que…
O simplemente un desdén a "las cosas de niños"

Siempre me ha parecido eso, que ahora los maestros ya no disciplinan a los niños y no hablamos de golpes o castigos físicos.

La verdad yo a los padres de ahora los veo como un peligro para ellos y para sus hijos.

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones