Otra del niño verde

El niño verde, Jorge Emilio González, autor de "me chamaquearon" está envuelto en otro escándalo; en uno de sus departamentos en cancún, tras una fiesta bastante escandalosa en que los vecinos llamaron a la policía, un grupo de los invitados, extranjeros ellos discutían en el balcón, uno de ellos, una mujer de 25 años se arrojó del mismo.

Una situación bastante fea y más cuando nos ponemos a examinar algunas circunstancias; según las declaraciones de los asistentes, la chica bebió de más y se puso medio loca, con comportamiento agresivo y destructivo, así que la mandaron a su cuarto, ahí se apoderó de un abrecartas y se cercenó las venas de la mano izquierda, los amigos la trataron de tranquilizar pero la chica se aventó por el balcón.

Fuera de la completa falta de sentido común de los asistentes de no llevarla al hospital tras el supuesto intento de suicidio con el abrecartas otra cosa extraña es que los trabajadores de los mencionados edificios han sido despedidos y los encargados del levantamiento despedidos o reasignados... hay en las explicaciones una serie de agujeros en los que se puede pasar el titanic.

Será parte de las muchas campañas de desprestigio? desde luego el famoso niño verde ya se apresuró a decir que el departamento, en el que se le ha visto de fiesta continuamente, no es suyo. ya se manejan especulaciones de drogas y en lo personal pienso que hasta la mafia rusa y su conocido negocio de carne blanca en latinoamérica podría estar implicada.

Una cosa es segura, seguro pasará lo que todo crimen en el que está involucrado alguien de la clase política.

Nada

La nota, aquí.

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
El niño verde...

Ayer pensaba que lo peor de lo peor en politica eran los panistas, me equivoqué.

Ellos al menos tienen el recuerdo de las decadas en que fueron oposición y financiaban al partido con sus salarios, el niño verde ni eso.
Kishiria ha dicho que…
Un perfecto ejemplo de como un partido político puede ser un negocio familiar.

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas