Sobre castigos y pasarse de tueste

Incluso en este mismo blog hemos hablado de adolescentes y su afición por los teléfonos, sin embargo uno de esos casos fue demasiado lejos y ocurrió en Japón el año pasado, cuando una adolescente se paso un poco con las llamadas telefónicas, y los padres furiosos, le exigieron que la pagara "aún si tienes que vender tu cuerpo" a los cual, la chica de 16 años, muy obedientemente, hizo caso y le fue bien y le agarró gusto y los padres se dieron cuenta y decidieron administrarla; hasta que finalmente, tanto va el cantaro al agua hasta que se rompe y la chica fue descubierta por las autoridades, como en el Japón no se penaliza a quien se prostituye, sino a quien la prostituye, los padres fueron a dar a la prisión, ya que además tenían sustancias prohibidas en su poder.

Mal por una tan obediente y mal por los padres, tan abusones.

La nota aquí

Comentarios

Bactéria. ha dicho que…
Por imbéciles.

Me gusta mucho tu blog, un besito
Hluot Firthunands ha dicho que…
¿Y entonces la chica tendrá que vender su cuerpo para sacar a los padres de la carcel?

Tiene razon Bactéria, los padres debieron pensar a quien meterian a la carcel.
Bactéria. ha dicho que…
pero a parte, ¿Por qué mal por una tan obediente? quizás a la pobre la forzaron a hacerlo y todos hemos sido "niños" , Ya me entendéis, los miedos envuelven la vida.
Kishiria ha dicho que…
Bactéria
qué bueno que te gusta mi blog! mil gracias!

Hluot, Bactéria
Según la ley de {Japón, se penaliza a quien hace de proxeneta, ya que se asume ue la persona que se prostituye es una víctima.

Es muy cierto que lo más seguro es que la chica sea una víctima de los padres aunque cabe la posibilidad de que ya le hiciera al enjo kousai o citas compensadas

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas