El caso del ladrón de pantaletas

Esto sucedió en Suthampton, una serie de robos de pequeños objetos como guantes de jardinería y calcetines comenzó a volverse algo rarito... cuando la ropa interior femenina comenzó a desaparecer de los tendederos, haciendo pensar que un pervertido andaba suelto, hasta que una llamada a la policía de unos amables ciudadanos retirados aclaró el misterio: el ladrón rarito era un gato, a cargo de la mencionada pareja.

Creo que debo sentirme aliviada de que mi gata kyoko solo tenga un fetiche con mis zapatos

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Jejejejejeeeeee

Cierto, tienes suerte de que tu gata solo va sobre tus zapatos, son tuyos y son zapatos.
Kishiria ha dicho que…
Exacto, que bueno que no me trae regalitos

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones