Patanes gorrones parte 2

Sigamos con el muestrario de patanes gorrones

El Adhesivo: una versión más cruda del bon vivant, siempre se te pega y no hay manera de quitártelo de encima, si vas a comer o al cine va contigo y te pone ojos de perro apaleado, al final dan las 11 o 12 y para que se vaya le tienes que dar raid o pagar el taxi... y sinceramente, piensas en mudarte muy lejos para no verlo temprano en tu puerta al día siguiente.
la solución: cortarlo, en seco.

El aparecido: estás comiendo con los cuates o con el o la novi@ y se aparece, saluda, se sienta, se come lo que hay y se va... a veces hasta crees que te vigila por que siempre te pesca en esos momentos.
Solución: Decirle que si consume, paga, así de simple.

El gorrón que guarda las apariencias: llega a la fiesta con algo chiquito, un par de chelas y una bolsa de papas y se atasca la pizza entera. desaparece cuando no hay provisiones. conocí un caso de esos, llego al depa de un cuate (que compartía con 2 cuates más) segun esto se iba a quedar 2 días en lo que hacía un trámite en la ciudad y se quedó mes y medio metido en facebook todo el día y según él compensaba trapeando y lavando los platos (mal) al final comía más que un regimiento y consumió una cantidad bárbara de electricidad.
Solución: obligarlo a que trabaje o traiga más cosas hasta que se dé cuenta que el trato no le conviene. o le dices que vaya por x o Y, si dice que no tiene lo pones en evidencia con todos.

El aprovechado: encima de gorrón, gorrón y medio, llega con la amiga mosca muerta o el hermanito o hermana pegoste y se pega a la hora de comer o a la hora del plan, de manera que terminas pagando doble.
Solución: si les tienes que invitar, dales a los dos la ración de uno.

Cuando recuerde más le sigo.

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
He conocido a varios gorrones de esos, pero ninguno ha tratado de abusar de mí.

En la universidad, unos amigos de otra carrera tenian a un Adhesivo.

La solución fue bien sencilla y gratificante.

Resulta de que despues de comerse hasta el yogurt caducado del refri, empezo a decir que necesitaba dinero para comprar un desinfectante para la uña del pie, mentira vil porque todos sabiamos que queria dinero para el taxi.

Lo que nunca sospecho es que yo sacaria mi botiquin y con todo el aire de autoridad que me enseñaron en Cruz Roja le dije:

Quitate el zapato.

Infección, infección, no tenia. Las patas apestaban a rayos, pero armado con guantes y mascarilla le dí una cortada de uñas a raz y una desinfectada que le ardio el alma.

Cuando terminé, empezo a ponerse el zapato y a musitar "gracias" y que le suelto:

El otro pie.

Ese no tiene nada

Me vale, estuvo expuesto y puede ser que mañana se presente la infección (¿Cual infección? pensé yo).

Mis cuates estaban encantados de la vida, sobre todo porque el dueño de la casa saco la gravadora y dejo constancia de sus lamentos. Nunca más volvio a gorrearlos.

PD:
No soy socorrista, pero lleve una academia en Cruz Roja y joder patanes siempre se me ha dado bien.
Kishiria ha dicho que…
Maestro!!!!!

qué bárbaro... qué clase, qué valor...

Me has dejado admirada, jamás había pensado en eso...

Joderlos.. por su bien... tengo que trabajar un post sobre ello
Audiostranger ha dicho que…
Pft! Mi vida ha estado llena de gorrones. Deberías hacer un post sobre los ingenuos como yo que caemos constantemente en las tampas de los gorrones.

Ahorita justo estoy siendo insistentemente gorreada:
Una pelmaza con urgencia organizó una tanda (jajaja nunca habia estado en una) para juntar efectivo y salir del apuro.
Juntó un grupo de estúpidos como yo que por la buena onda le entramos.

Cabe mencionar que APENAS hoy pagaron nuestro mísero salario (mismo que debió ser pagado hace UNA SEMANA)y la tipa lleva una hora insistiendo en que me salga de la oficina para sacar SU dinero del cajero porque le URGE!

¬¬

Quiero llorar, en serio...
Kishiria ha dicho que…
audio stranger....

Tristisimo caso, a mi también me ha sucedido, hasta que de plano me harto y les digo un par de cosas. o siempre puedes pedirles prestado9 dinero y quejarte de que no tienes nada, a veces hay que combatir el fuego con el fuego.

Sobre las tandas... pues no dejen de molerla a ella con el dinero de la tanda cuando les toca y no dejarse conmover por que seguro saldrá con algún imprevisto...
por lo general es mejor buscar a chuchita o fulanita que tiene más de 5 años organizando tandas y que tiene una confiabilidad más que probada.

Y sobre tus jefes... que poca madre, de los hay los hay...
Özer ha dicho que…
Oh, the memories...
Pero mi gorrón del momento es el tipo o tipa que te aborda a la entrada del Metrobús diciendo "¿le pago los 5 pesos y paso con su tarjeta?". Yo caí varias veces, hasta que me encontré en dos ocasiones a la misma chica en la misma estación. Resulta que prefieren pedir el "favor" y molestar a otros usuarios, que pagar los 25 pesitos que cuesta la tarjeta. Digo, que pedinches, ¿no?

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas