Malos hombres

Si nos ponemos a escarbar en el cine mexicano, nos encontraremos con que un mal hombre era aquel que seducía a una inocente muchacha, se aprovechaba de ella y la abandonaba, o que por medio de las malas artes la alejaba de el sacrosanto hogar paterno y la arrastraba por el fango de la degradación, las madres rezaban el rosario y suplicaban por que sus hijas no cayeran en manos de un canalla. Otro tipo de canalla era el hombre borracho, mujeriego y jugador, al que la pobre mujer estaba atada, sin embargo para calificarle existía una doble moral "pues si hija tu marido es un borracho, jugador y mujeriego, pero es la cruz que tienes que cargar y además ha sabido ser un buen padre" que importara que la vida de la esposa fuera un infierno.

En la actualidad, los canallas de ese tipo son menos frecuentes y se han visto sustituidos por un canalla más sutil, están dizfrazados de "buen hombre" son novios lindos, detallistas y se preocupan por ellas, pero se diferencian de los verdaderos hombres buenos (que si existen y hay muchos) por que en realidad son controladores, llaman a la chica a cada rato, para saber donde está, la cuidan mucho, asi que no quieren que salga ella sin ellos, la aconsejan acerca de sus amigos y amigas, no le vayan a dar ideas... son control freaks, su autoestima solo está bien cuando tienen a la chica najo su control, este es el mal hombre moderno.

Una buena guía, aunque un poquitito exagerada, la podemos ver en la página de la revista Fucsia
Como nota cultural pololeo es coqueteo o ligue.

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Jejejejeee

"Señoritas, les digo altiro que este gallo es un desgraciado."

Me encanto esa frase.

Mi hermano tenia una novia a la que sus amigos llamaban "latigo veloz".

Duraron poco tiempo, pero me consta que fueron días intensos para mi hermano.
Kishiria ha dicho que…
bueno en esa frase, ni manera de quejarse, ya saben a lo que van.

Látigo veloz? cuenta, cuenta!!!

el tema de mañana: las malas mujeres

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones