Caballerosidad y galantería

Se espera de todo hombre bien educado el observar las normas minímas de la caballerosidad con su pareja, madre, hermanas o mujeres con las que se encuentre en un momento determinado. Las normas escritas que aunque antiguas siguen considerándose referencia es el Manual de Carreño.

Examinemos el origen de las costumbres más comunes

Abrir la puerta para la dama
Esto viene desde la época victoriana y llego hasta bien entrados los 20’s, para la dama de esa época su belleza residía en su cabello, una piel del rostro hermosa y unas manos perfectas y delicadas, por ello usaban guantes para todo, muchas de ellas consideraban que el metal de las manijas de las puertas lastimaba sus manos y evitaban, en lo posible, accionarlas, fue por ello que los caballeros de su época comenzaron a realizar esa labor por ellas, volviéndose en un gesto de caballerosidad y galantería que persiste.

Ayudarla a bajar del auto
Recordemos que en esa época una mujer decente y a la moda usaba una crinolina, al menos 2 refajos, en ciertos años un polizón y un vestido unos 5 centímetros más largo que lo necesario, además de un saco y blusa entallado que no daba mucha libertad de movimiento, eso, aunado a botas largas y estrechas de tacón, ante esas circunstancias los movimientos de la dama estaban muy restringidos y debían cuidar de varias cosas a la vez: una sombrilla, un sombrero y el bolso, además de su vestido, los carruajes eran muy altos y tenían escalones para bajar al piso, necesariamente, una mujer necesitaba ayuda para bajar y evitar caer como plomo en el suelo. En la actualidad también es necesario, si la mujer tiene falda corta, su acompañante deberá ponerse frente a ella al bajarse del auto para que no muestre de más.

Ponerle la silla para sentarse
Volvamos a la cantidad de ropa y accesorios que usaban y lo que llevaban en las manos, evidentemente el acomodar ellas solas la silla era algo que no podían hacer.

Que el pretendiente o novio vaya a recoger a la dama a su casa para la cita
Ninguna mujer decente caminaba sola por la calle, asi fueran 3 metros, además, es de caballeros presentar sus respetos a los padres de la muchacha.

Edición 1, cortesía de autor
Que el caballero pague la cuenta
Una señorita de clase acomodada jamás tocaba las monedas, en parte por la situación de las manos y la otra, por que el dinero es sucio y no debia manchar ni sus guantes, una señorita jamás salía sin su chaperona y era esta quien cargaba el dinero y pagaba, en la cita, la dama en cuestión estaba bajo la custodia del caballero, quien se ocupaba de todos esos menesteres, una cita decente, incluía a la chaperona. La señorita tenía una asignación de dinero y el que trabajara era impensable, aún las mujeres de clase baja que trabajaban como doncellas en casa familiar entregaban su pago a sus padres, intacto.

¿qué les parecen las razones? en lo personal creo que el grillete más grande que se le ha puesto a la mujer es la moda en el vestir.

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Pues sí, viendolo bien visto lo peor de todo era el vestido de fuerza que tenian que ponerse pero tambien era bastante restrictivo que no pudieran salir a la calle solas.

Lo que yo he visto cuando se trata de aplicar estas reglas actualmente, es que muchas mujeres ya no estan de acuerdo en seguirlas.

Conosco a varias que dicen que los pretendientes se enojaban con ellas porque no esperaban a que les abrieran las puertas de los autos, que llegaban a la mesa y se sentaban sin esperar a que el galan les acercara la silla, etc.

Varias veces me ha pasado que llegando al restautant, mi novia se sienta tan rapido que el mesero me acerca la silla a mí.

Creo que la aplicación de estas normas actualmente depende en gran parte de los acuerdos entre la pareja, que cosas se consideran caballerosas entre ellos y no pensar en aplicarlas de forma general para todas parejas.

Tambien creo que actualmente las mujeres se fijan más en que los hombres ayudemos con las tareas de la casa y el cuidado de los niños que en la normas sociales.
Kishiria ha dicho que…
En la antiguedad se le restringía mucho a la mujer por ejemplo en el japón a la mujer se la sepultaba entre 12 capas de ropa en la era heian y en 3 y un complicado Obi en la era edo, el corset e, occidente imposibilitaba muchos de los movimientos de ls mujeres y los zapatos de tácón son también otra historia por ellos mismos.

Hay muchas chicas liberadas que prefieren que el novio ya no tenga esas atenciones con ellas y muchos, como tu dices, que quieren tener esas atenciones aunque la chica no quiera, hay situaciones en que es obligatorio, como en el caso de la minifalda y salir del auto, pero muy pocas chicas están conscientes de eso.

por fortuna las mentalidades están cambiando y los hombres ayudan más en la casa.

A título personal creo que es bueno que la pareja tenga esos detalles arcaicos con una, pues demuestran consideracion y una buena educación.
Özer ha dicho que…
Me declaro arcaica irredenta: la verdad me encantan esos gestos de caballerosidad a la antigüa, aunque ya no usemos crinolina. Y, ¿por qué no?, a lo mejor ahora nos toca a las mujeres extender esos gestos a la gente mayor que nosotros, a quienes tienen alguna discapacidad, o simplemente a algún hombre que tenga las manos ocupadas y que agradecerá que le abramos la puerta.
Y sí, coincido en eso de que la ropa ha sido un elemento de restricción para las mujeres, aunque las hay que dominan tanto los tacones que corren con ellos y son inalcalzables (no me incluyo entre ellas).
moonwarden ha dicho que…
coincido contigo Özer, son un bonito detalle y tambien es algo que podemos hacer, sobre los tacones... bueno corro con ellos y espero algun dia poder caminar en piso empedrado con gracia, jajajaja

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones