Madre solo hay una. ¡Gracias a Dios!

Bueno, dejado a parte las cuestiones relacionadas al virus de la Influenza, retomemos cosas de esta vida cotidiana que no se toman como pasajeras y que cada año nos atormentan con su llegada: El temible 10 de Mayo… día de las madres.

Con este evento llegan muchas interrogantes, la primera es ¿Qué le regalo? Por que por mas que digan “hijito no me regales nada” eso se convierte en una afrenta a la autoridad materna. Y seamos francos, para como están las finanzas de todos y cada uno de nosotros en estos tiempos de crisis, hasta la caja de chocolates más modesta parece fuera del presupuesto. (Donde quedaron esos gloriosos días en los que una tarjetita pintada con las manos era mas que suficiente para sacarle lagrimas a nuestras “mamis”. Esa era una de esas cosas horribles y admirables del preescolar y la primaria.)

Las flores se convierten en un bien de lujo que se pelean el puesto con los diamantes

Para muchas un electrodoméstico (léase licuadora, tostadora, microondas, lavadora, estufa, etc.…) es considerada una grosería y de las mas grandes. He escuchado respuestas como “Si nada mas para eso te gusto, para que sea tu chacha” o la bien sabida “Que bueno que compras cosas para la casa, ¿A mi qué me trajiste?”.

Ir a los restaurantes significa ir a los menús “especiales” del día de las madres que poco les falta utilizar un antifaz y una pistola para tomarte la orden. Comer en casa significa el drama de quien cocina, quien limpia y quien atiende. El que queda de llevar los refrescos, no los lleva y los hijitos están a la espera de que su mami les traiga las tortillas calientitas, le sirva el guisado que tiene a 30 centímetros por que no saben como hacerlo ni tampoco les nace. Y a la hora de recoger y lavar los platos, todos desaparecen de la misma manera como llegaron.

Drama…. Drama… Drama….

Pero bueno, para los religiosos y no religiosos solo nos queda decir:“Madre solo hay una. ¡Gracias a Dios!”

Además, hay varios tipos de hijos: Los que adoran a sus mamas y que las pondrían e un altarcito de ser posible, los que no entienden que sucede pero que ahí están, los que tratan de pasar la fecha de la manera mas desapercibida posible y los que se esconderán en la cueva mas profunda, cambiaran de nacionalidad o de planeta para evitar pasar tiempo con sus madres,

Por que solo un día al año podemos sobrevivir a estos festejos y los gastos de esta celebración y para las mamas también, tanta emoción no puede ser sana entre el que si hay o no regalo, hay o no pleito y si sus hijitos deciden aparecerse o no.

Así que solo puedo concluir en lo siguiente:

Muchas gracias a las mamas por intentar criar a las bestiecillas salvajes que somos los hijos. Felicidades en su día.

Comentarios

japegamx ha dicho que…
Ni qué decir. Hay mucha verdad en éste post.
Kishiria ha dicho que…
en serio que si, todo en el dia de la madre es un asalto ya ni siquiera en despoblado
LADY ARCIOPREA ha dicho que…
Kishiria, es un asalto del peor tipo!!! en territorio familiar!!!!!

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas