Pataneril: Vestido para tortear

Sólo hay algo más patético que un individuo que se supe al transporte público para acosar sexualmente a las personas (principalmente mujeres, pero tambien hay hombres que lo han sufrido) y este es un caso que el diario "El Metro" le dedicó la portada y la frase que sirve de título a este post: Vestido para tortear.

Como todos sabemos el primer vagón del metro es usado como área exclusiva para mujeres, pues un individuo fue descubierto, a bordo de este vagon, vestido de mujer y atacando sexualmente a las pasajeras.

Una de ellas, que sufrió el acoso del pervertido este 3 veces en distintas ocasiones, se percato que se trataba de un hombre vestido de mujer y lo denunció ante las autoridades competentes.

el culpable, Juan José Ortega Ontiveros, de 42 años de edad,de profesión ingeniero en sistemas y de estado civil casado, explicó que antes de llegar a su trabajo fue secuestrado, vestido de mujer y obligado a subir al metro, sin embargo, segun testigos, eso debio pasarle muy seguido, pues habia sido avistado en otras ocasiones, lo cual lo pone como un tipo con muy mala suerte (por que le ha pasado varias veces ya)o un megapatán patético que no tiene los tanates suficientes para aceptar lo que ha hecho.


La nota, aquí

Comentarios

FerGil ha dicho que…
De entrada, si es un tipo que se disfraza para tortear, es que NO TIENE LOS TANATES para gran cosa, no? Es de risa esperar que los tenga para admitir que abusó, jejejeje.

Se veía bastante patético, con su peluquita chueca...
Kishiria ha dicho que…
hahaha cierto fergil... y si se veia patetico y bastante gachito...
el mike ha dicho que…
o tiene muy mala suerte y lo obligan a disfrazarse, o ya le gusto y lo hace por vicio
Kishiria ha dicho que…
le voy a la segunda y la verdad... que triste gacho y a la vez penoso... pobre de la esposa de este hombre
Anónimo ha dicho que…
Las feminazis lo mandarán a la cárcel, mientras que las tipas que abortan no son castigadas.

El PRD es un partido mierda.

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones