¿Paranoia o precaución?

Los Telemarketeers son una pesadilla, te molestan a todas horas te ofrecen hasta una tumba en Timbuktu si los dejas y si se te olvidó pagar una mensualidad, no te la acabas.

El otro problema de los telemarketeers es que en un descuido te pueden sacar datos tan cruciales como tu dirección exacta, donde trabajas y cuanto ganas, pueden decir que son de Telmex, o de tu banco o de una tienda departamental, pero sinceramente no tienes manera de saber si realmente son quienes dicen ser.

Hoy recibi una llamada de una mujer, por su acento no era mexicana y me ofreció un seguro contra muerte accidental, acabando sus speech, la mujer me dice “y para que pueda contar con su seguro, sólo necesito sus datos, me puede dar el nombre de su calle? Aquí en la base de datos no la tengo muy clara”

Por lo general no suelo proporcionar datos de mi, ni de quienes viven conmigo, pero el tono de apuración de la tipa no me gusto nadita, así que por esta vez fui muy sincera:

“disculpe señorita, no suelo dar ese tipo de datos por teléfono pues podrían ser usados para un secuestro” y colgué.

No se en que punto pase de la precaución a la paranoia, pero a veces creo que exagero.

Comentarios

FerGil ha dicho que…
No es paranoia, ni exageras... yo hago lo mismo.
el mike ha dicho que…
paranoia? nel, en estos tiempos uno ya no sabe con quien esta hablando, asi que, entre menos datos tengan de uno, mejor
Kishiria ha dicho que…
es que en serio... la verdad si me interesa lo que ofrecen prefiero ir al banco más cercano y preguntar
LADY ARCIOPREA ha dicho que…
Hay muchas historias aterradoras de extorsion y cosas de esas por via telefonica.

Una amiga de mi hermana fue victima de esto, llaman a su casa, su mama contesta y le dicen que tienen secuestrada a la chica en cuestion, en el fondo escuchan a una jovencita gritando ayudenme yla mama apanicada se da cuenta de que su hija está detras de ella haciendo la tarea en la mesa del comedor, inmediatamennte cuelga el telefono.

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones