ya no sabe uno de quien cuidarse

Ayer le sucedió a mi maestro de inglés, un señor ya sexagenario, lo detuvieron 2 policías por una infracción de tránsito, resulto que no eran tales, y le pidieron la cantidad de 25 mil pesos para dejarlo ir, lo acompañaron al cajero de donde sacó 4 mil pesos y luego a un Soriana de donde dispuso de otra cantidad igual, siempre acompañado por los impostores, quienes amenazaban que si no lograba sacar el dinero del súper, lo llevarían a una casa de seguridad hasta que pudiera disponer de dinero nuevamente. Al final lo dejaron ir diciéndole “y agradezca que le salió barato”

¿Ante esos casos que se puede hacer? ¿Desconfiar de los policías? ¿Desconfiar hasta de la misma sombra? ¿No llevar tarjetas de crédito y arriesgarse de que lo maten a uno por ello? ¿Llevar un bat cuando sales de casa?

Y nuestras autoridades, claro, perdiendo el tiempo.

Comentarios

el mike ha dicho que…
yo cuando salgo, nunca me llevo mi tarjeta
Kishiria ha dicho que…
pues si... aunque con lo industrioso e inventivo de los ladrones... luego hacen secuestros express

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas