Buenas maneras

Trabajo en una oficina de 20 personas y que mide menos de 250 m2. La mayoría tiene la pésima costumbre de no comunicarse entre sí por medio del teléfono, que cada quien tiene en su escritorio, En efecto, la comunicación es a gritos .

Si a eso le sumamos que los compañeros y los jefes tienen un lenguaje muy florido imagínense ustedes qué sitio tan agradable para tratar de concentrarse.

No es por ser retrógrada, pero sería tan bonito volver a las antiguas buenas maneras.

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Eso es falta de disciplina laboral. Yo estoy en la construcción de una planta industrial rodeado de más de 3000 obreros con pocas mujeres y la experiencia es la siguiente:
1. Nadie grita.
2. Nadie insulta ni ofende.
3. Se utilizan radios y celulares para comunicarse y nunca se habla más de 10 minutos.
4. Si tienes que hablar en persona caminas hasta donde se encuentra tu interlocutor. Nadie corre o grita.

Eso sí, donde un oficial de seguridad te agarra corriendo, gritando, insultando, acosando, te acompañan a la entrada de la planta, retienen su credencial de acceso y nunca más en la vida trabajas para la empresa alemana o sus subsidiarias. Disciplina laboral.
Kishiria ha dicho que…
Pues si, disciplina y para eso los alemanes se pintan solos

Y cómo vas? ya te acostumbraste al ritmo de trabajo?
Hluot Firthunands ha dicho que…
Acostumbrarme a ese ritmo de trabajo es imposible. Lo que ha pasado es que a disminuido a fuerza de arreglar problemas y entregar resultados.
Ahora ya puedo descansar los fines de semana y trabajar de ocho a diez horas entre semana. O sea, casi normal.
Espero que disminuya un poco más y ya la hicimos.
Kishiria ha dicho que…
Bueno al menos ya está más decente, vas a empezar ya la etapa de preveer problemas?
Hluot Firthunands ha dicho que…
¡Si! Eso es lo que sigue, necesito empezar la planeación.
Lo malo es que todavía falta que nos entreguen la planta de tratamiento y eso va para largo. Pero la planta potabilizadora ya la tenemos.
Kishiria ha dicho que…
Esperemos que no tarde mucho

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas