El culto a la vanidad

En lo personal eso de los selfies me da de flojera a lástima (aunque mi opinión no cuenta, me choca que me tomen fotos), pero para muchos es su obsesión y pareciera que su único placer en la vida.

Les pongo un video cómico sobre esta tendencia, me hizo reír bastante

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Confieso ante Ustedes hermanos, que he pecado...

Eso de empezar a caminar a las 4 de la madrugada para encumbrar a las 10 para tomar las mejores fotos de amaneceres desde lo alto de las montañas y no salir en la foto porque nadie más aguantó la caminata o no quisieron levantarse... ESA es una mentada.

Así que confieso, me he tomado cuatro series de selfies: Nauhcampatépētl, Citlaltépetl, Matlacuéyatl e Iztaccíhuatl. Y no me arrepiento de ninguna. Nunca las he hecho publicas y no tengo intenciones de hacerlo. Y pienso seguir haciéndolo.

Fuera de esas particulares circunstancias, tomarse selfies y compartirlas es parte de una patología que requiere atención psiquiátrica.
Kishiria ha dicho que…
bueno una cosa es una selfie que implica un logro, como en tu caso y otras, las selfies como en este video, ya patológicas

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Killing Joke

las patanas