Sube el piano, baja el piano

La junta con el cliente de ayer fue rara, nada de what's apps de nuestro ejecutivo de cuentas ni los mensajes histéricos del director de cuenta, para medio día ya nos imaginábamos que alguno de los dos ya había asesinado a los demás y aventado los restos al barranco.

Y no, la junta estuvo tranquila (faltó la de marketing por parte del cliente) y solo se dedicaron a pedir una gran cantidad de reportes por demás duplicados e inútiles

Lo genial es que nos pidieron una imagen alusiva al día del padre y ninguna de las que les mandamos les gustó y pidieron algo como "una mano masculina sosteniendo una copa de vino y que se vea una chimenea" ... y se los juro, que les mandamos una imagen de ese tipo... totalmente discordante con el mes de junio

a veces uno se pregunta qué demonios lee y ve el cliente en lo que uno le manda

Le voy a mandar unas tarjetas del test de las manchas de tinta, solo por morbo

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Me recordó ciertas juntas para aprobación de proyectos en Conagua. Eran los mismos problemas.

Preocúpate cuando, después de una junta larga, el cliente diga:
Ok, ya saben que hacer y si tienen alguna duda Fulanito, su compañero, entendió muy bien lo que queremos.

Esa es la manera más diplomática que conozco de tirar a un inocente al foso de los leones.
Kishiria ha dicho que…
Si, esas son salvajadas, pobre del elegido

Ahora que por mi maldita costumbre de anotar todo en las juntas yo soy ese pobre elegido muchas veces

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas