Un día en la historia olímpica

Un 31 de julio, pero de 1976, una joven rumana, de nombre Nadia Comanecci, logró la calificación perfecta en los juegos olímpicos y en uno de los aparatos más difíciles, la viga del equilibrio, Nadia se convertiría en la reina indiscutible de esos juegos y los de 1980

La vida le depararía muchas cosas muy difíciles a Nadia, pero quisiera recordar estos minutos en que todo fue perfecto

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Nadie cómo Nadia.

A la fecha insuperable.
Kishiria ha dicho que…
En efecto, toda una leyenda

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas