Balas perdidas

Esta semana y la pasada uno de los temas predominantes en la red, fue una nota escrita con las patas, del periódico La Razón, que no es muy creíble que digamos.

El periódico hablaba de una manera sensacionalista de un atentado contra un niño dentro de las instalaciones de un cinepolis, que los empleados del cine no interrumpieron la función y sacaron al menor y en la cajuela de un auto, lo llevaron al hospital, en donde moriría (cosa que se lee entre líneas ya que el tono del artículo hace pensar que el menor murió ahí mismo).

De inmediato se desató la campaña de terror, de que si ya ni en los cines estpa segura la gente, se satanizó al cine e incluso se hablo de un boicot. El cine tampoco supo manejar bien la crisis y tardó varios días en liberar un comunicado oficial.

En él confirman que un menor estaba herido, que se llamó a la ambulancia y al tardar esta, metieron al menor y un familiar de este a un auto abatiendo el asiento trasero (que conste, no en la cajuela) y lo llevaron al hospital, fue hasta que el periódico publicó la nota que supieron el desenlace.

El peritaje de las autoridades revelan una bala perdida que traspasó el techo del cine y se encontraron más de 40 en el mismo. Mencionan además que en las fiestas religiosas de esa localidad los lugareños adoran disparar al aire.

Suena aún así raro, pero puede ser factible, como una posibilidad en 10,000.

Lo interesante de esta nota, además de todo el teje maneje, es la situación del cine, la sala ha sido cerrada (peritajes y demás trámites), la campaña de desprestigio ha sido terrible y la familia y la opinión pública exigen que el cine pague una retribución.

Sin duda el cine debiera tener un techo más decente, pero no está obligado a poner detectores de armas, ni a revisar a la gente, es interesante hasta que punto tiene responsabilidad un comerciante de lo que sucede en su local, especialmente con las sagaces autoridades mexicanas que arrestan a quien está cerca y todo clausuran.

A final de cuentas, si nos tragamos la versión oficial... debieran empezar por quitarles las armas a los lugareños ¿no?

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
No le leído mucho del caso pero si la bala pasó por el techo, no existe forma de exigir al cine que tenga techos antibalas.

Es tanto como si invitara a mis amigos a cenar a mi casa, hay una de esas balaceras de por acá y uno de ellos termina muerto ¿yo soy asesino porqué no tengo vidrios blindados en las ventanas?

Otro caso sería que el asesino entrara al cine, en ese caso se puede alegar que el cine debe responsabilizarse de la seguridad de sus instalaciones. Finalmente si me revisan la mochila para checar que no llevo comida podrían hacer lo mismo con las armas.
Kishiria ha dicho que…
Exactamente, qué pasa con las ferias de pueblo donde la gente dispara al aire? si la bala encuentra su víctima dentro de, digamos, la tienda de abarrotes o la explanada de la iglesia... la responsabilidad de quién es?

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones