Cosas del Metrobús

hay una cosa que detesto más que meterme al metro y es el metrobús; para ir a donde desempeño mis labores de freelance la ruta más sencilla es tomar el metrobús y recorrer unas 20 estaciones, a la hora de comida, donde no hay lugar humanamente posible para que un ser humano entra y entran al menos 2, total que va una como estampilla y hay personas que se enojan por que vas ocupando espacio que seguro quieren para ellas.

Semejante recorrido no me hace la menor gracia y es por ello que prefiero tomar dos autobuses y dar un rodeo tremendo para llegar, pero al menos voy sentada.

Lo que más me impresiona es la gente que usa el metrobus, hay quienes consideran el dispositivo de recarga de tarjetas como ciencia arcana y meten el billete donde no deben y atascan la máquina; la verdad es que si tienen su mañita las máquinas y son distintas en cada línea, así que la curva de aprendizaje es extensa.

Los que o tienen perdón son los que acechan junto a las máquinas de recarga pidiendo que uno los pase con su tarjeta y pagan su pasaje; no me molesta de personas que o no son de la ciudad y que es evitente que jamás volverán a usar el metrobus por lo que no les conviene comprar la tarjeta; pero hay un núcleo de personas que viajan todos los días por esa ruta y siempre quieren hacer lo mismo.

Eso es cinismo, si usas 2 veces al día el transporte, compra tu tarjeta

Comentarios

trementyna ha dicho que…
Te faltó el caso de las señoras que no se van a subir porque esperan el metrobús vacío para ir sentadas y se quedan en la puerta estorbando y no hay poder humano que las mueva porque ya ganaron el lugar.
No dejan subir, ni bajar ni nada.

El metrobús es un triste ejemplo de la falta de sentido común entre las personas.
Kishiria ha dicho que…
ah si, olvidaba a esas dulces y previsoras señoras
Hluot Firthunands ha dicho que…
La única vez que traté se subirme al metrobus, la tarjeta me quitó las ganas.

Yo tambien tomaría dos camiones y disfrutaría del paseo con un libro.
Kishiria ha dicho que…
Si solo vas a usar el metrobus 1 vez no tiene caso comprar una tarjeta y menos para meterte en un camión retacado de gente

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas