Tramitología 2


La siguiente fase era la que más nerviosa me ponía, ir a la embajada y hacer colas, colas y más colas…
En mi anterior pasada por el CAS me di cuenta que había servicio de lockers de paga, así que tracé mis planes para pasar a dejar bolso y chunches antes de ir a la embajada y saliendo irme al trabajo. Tomé todas las precauciones posibles para no llevar nada metálico, hasta le quité la cadenita a la gabardina (la que se usa para colgarla) y usé zapatos sin clavos, es más hasta verifiqué que las varillas del bra fueran de plástico.
Llegúe al local de lockers y copias y me costaba 30 pesos… y dejar una identificación… oh qué maravilla, solo tengo 2, la IFE y el pasaporte, ambos con altas probabilidades de ser usados, di las gracias y me salí, me encontré afuera con el mismo de la agencia de viajes de la vez pasada y le pregunté si tenían servicio de lockers, me dijo que sí y ahí vamos de nuevo, 35 pesos… entregué mi bolsa y emprendí el camino a la embajada; me quedé pensando en el dinero que se han de ganar en la gestoría de trámites de visa, ya que siempre están a full llenando formatos, haciendo citas o imprimiendo formatos, además de asesorar a la gente lo que debe o no debe hacer.

Ya en la embajada empiezan las filas, los de seguridad son muy amables y responnden con infinita paciencia la respuesta a la pregunta que deben escuchar a diario cientos de veces… “¿por dónde entro?”, media cuadra después está la entrara y un empleado revisando formatos y organizando a la gente en horarios para entrar, a un lado, parientes, anexos y adjuntos con cara de desesperación mientras esperan a los que están en el trámite.

Primer filtro, segundo filtro, pase a la fila 1, me pongo en la fila, saco el libro, comienzo a leer usando la refinada técnica de la grulla… un pie arriba, intercambiar, subir el otro pie… bajar el otro… todo en ese orden no te vayas a ir de hocico.

Finalmente pasamos, 4 filas, ponga pasaporte y código de barras en la barra, funcionaria pasa revisa y sella… oficiales de seguridad gritan instrucciones, cosas electrónicas, cremas, navajitas etc. meterlas en la bolsa zipló y pasan entregando las bolsitas… me quedé de… ash… pude haber entrado con mi bolsa y entonces pensé en esas bolsas recicladas llenas de gérmenes y me dio algo de asco.

En fin esperar a que pasen y recojan todas las bolsas, les dan un numerito para reclamarlas y se llevan los celulares… retomando la lectura, sin hacer contacto visual con los compañeros de fila y tratar de distraerme de mi disgusto de estar en un espacio cerrado y rodeada de gente y sin el beneficio del más elemental elbow space… los funcionarios mantenían la fila cerradísima.

Tras media hora nos permiten pasar poco a poco, en números de 5 a una recepción, revisan pasaporte y formato y puede uno pasar a los detectores.

Caso triste número 1
Un chavo como de 20 años escucha desolado a la empleada:
“en Estados Unidos la mayoría de edad no es a los 18, es a los 21, así que necesitas traer a alguno de tus padres”
No les cuento la cara que puso.

En los detectores te pasan una cajita para que pongas tus cosas, hebillas, bolsas (con herrajes!!) llaves etc. yo puse solo mis papeles y gabardina y la empleada hasta se me quedó viendo raro, paso por el arco y todo tranquilo, agarro la caja la llevo a la mesa para sacar mis cosas, a diferencia de la gente que las saca ahí mismo haciendo un poco de lío… gente que no escucha caray.

Entro a la sala general y veo… turno 638. Van en el 503… busco la silla más alejada de la gente y la encuentro, junto a la máquina de golosinas… y maldigo haber dejado mis monedas en la bolsa, ya tenía un poquito de hambre.

Me siento, comienzo a leer, decido ir a los servicios sanitarios, regreso, alguien ya se quedó con mi privilegiado lugar, busco otro, entre todas las sillas y solo rodeado de gente… a sumergirse en el libro…
Para semejante labor me llevé mi libro favorito: Night Watch de Terry Pratchett, edición de bolsillo, en inglés. Finalmente forman en el pasillo mi bloque: de 631 a 640 y paso a uno de los escritorios, me preguntan nombre, fecha de nacimiento, motivo de viaje. Garrapatea algo en la hoja y me dice que vaya a validar mis huellas digitales.

Otra cola, técnica de grulla nuevamente. Validan mis huellas y me indican que pase a la segunda parte de la sala para la entrevista… demonios y lo anterior ¿qué fue? Igual, van en el 505 y yo tengo el 638, seguimos leyendo el libro… no hagas contacto visual… a lo que te truje chencha…

Continúa mañana última parte de mis pato aventuras

Comentarios

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones