De policías y ladrones

Este par de historias curiosas me llamaron la atención


Resulta que en una librería de España entró una pareja con su bebé en carriola y fueron descubiertos por los empleados embolsándose unos libros, la pareja se dio a la fuga apresuradamente, tan a prisa, que olvidaron a su bebé
Los empleados llamaron a la policía, quienes custodiaron al bebé y a los padres de este, cuando regresaron por este.
Espero que no sean gallegos.

La nota, aquí.

Cuando la hija de la familia se despertó y se encontró con que la casa estaba inmaculada, fue a preguntarle a su madre si había contratado un servicio de limpieza, a lo cual la madre repuso que no, al investigar, se encontraron una servilleta en la que una persona, Susan Warren, declaraba haber irrumpido en su casa para limpiarla y les cobraba 75 dólares por ello, dejando además su nombre y datos de contacto de su negocio de limpieza.

Al revisar la casa se encontraron con que había sido limpiada profusamente y que no faltaba nada.

El hada de la limpieza, como es llamada esta mujer, deberá enfrentar un proceso legal por irrumpir de maneta ilegal en una casa para dejar muestras de su trabajo. Lo cual, por cierto, no es la primera vez que pasa.

La nota, aquí

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
¡Huta!

Lo malo es que la señora es de Ohio, me cae que yo si le contrato el servicio de limpieza.
Kishiria ha dicho que…
sí, yo también, que mejor que alguien con un desorden obsesivo compulsivo con la limpieza

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas