Viernes monero

Dilbert nos muestra que hacer con esos jefes que piensan que uno lee mentes


Comentarios

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones