de victimario a víctima

La historia es aterradoramente simple, un fulano, de nombre Patrick Rojas, abusó sexualmente de una niña de 11 años, fue encarcelado por ello y cumplió su tiempo en la cárcel.

La madre de la criatura, Danielle Schneider, decidió no quedarse callada y convencida de que el fulano atacaría otra vez, decidió hacer público su caso por medio de su blog, llevada por una simple lógica: "si exponiendo lo que a ella le paso, puede salvar a otro niño, está bien" el problema es que el atacante ha decidido demandar, ya que considera que están "ensuciando su nombre", el abogado de este clama que su cliente cumplió su sentencia y busca rehabilitarse.

Mientras tanto, Danielle además de pagar los gastos de terapia para su hija, tiene que pagar un abogado y si pierde, pagar 60,000 dólares al abusador de su hija; su familia está al borde de la quiebra y ella debe hacer todo tipo de empleos para pagar los gastos, teniendo que recurrir a la caridad pública para alimentar a su hija.

En ocasiones se ha hablado del registro de ofensores sexuales en los Estados Unidos, y nos volvemos a encontrar con una sociedad en la que, si las autoridades lo hacen (como el caso del famoso registro) está bien, pero si un simple ciudadano lo hace, está mal.

uds... ¿qué opinan?

La nota aquí

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Todo gobierno, desde las democracias y hasta las tiranias, se basan entre otras cosas en la exclusividad de ciertas actividades.

Así pues, solo las personas que forman el gobierno pueden dictar las reglas del juego o sea, las leyes. Por esto la critica al registro de ofensores sexuales no es valida; el gobierno puede hacerlo, los ciudadanos no por las atribuciones de cada quien.

Ahora sobre el caso de Danielle opino que si ya se tenia sentencia, Danielle debería de defenderse argumentando que es libre de decir lo que quiera sobre su vida. Tiene libertad de expreción y no viola ninguna ley diciendo que ha vivido. Si al violador le incomoda su pasado ni modo.
Kishiria ha dicho que…
lo malo del país de las demandas... es que todo es sujeto a demanda

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones