Un poco de frivolidad y sociología

Como bien saben, yo no veo TV, pero hay ocasiones en que la TV se mete al twitter y esta vez fue uno de esos casos, después de todo un fin de semana donde el hashtag #finalesparateresa estuvo en primer lugar, ganándole a otros que merecían más atención; uno no puede `más que preguntarse como la gente sigue estando fascinada por el bodrio de Televisa más refriteado que nada: Teresa.

La historia es de la autora sudamericana Mimí Bechelani y se convirtió en Telenovela en 1959, con la actriz Maricruz Olivier como protagonista; la historia siempre ha sido un hit y es una de las pocas telenovelas donde la protagonista no es la típica mujer abnegada y dejada, Teresa es una mujer ambiciosa, que sabe lo que quiere y que lo conseguirá sin importar a quien le tenga que pasar encima. Para esa época, el concepto de una mujer como ella era el escándalo, pues se apartaba de los valores tradicionales que se le inculcaban a las buenas mujeres (recordemos que por esas epocas, la liberación femenina ni siquiera estaba en planes) y sin embargo, la audiencia seguía ávidamente las aventuras de la protagonista. El final es moralista: Teresa acaba siendo redimida por el amor y se arrepiente de todo lo que hizo.

La segunda refriteada por Televisa se hizo en 1989 y ya con liberación femenina y con las mujeres habiendo tomado un papel mucho más activo en la sociedad, el impacto del personaje ya no es tanto, optándose por un final de tipo abierto con una Teresa satisfecha y feliz que no deja de ser ambiciosa.

Esto nos lleva a la Teresa actual, en una época en que las mujeres tienen un papel preponderante en el activismo (pagando terribles precios por ello), la impartición de justicia (con mujeres que toman cargos policiacos en el norte donde ya pocos se atreven) y hasta el crimen (la reina del pacífico), la idea de una mujer ambiciosa y medio ojete es, digamoslo, cotidiana; pues nuestra sociedad que vive al grito de "el que no transa no avanza" les ha enseñado a todos sus integrantes que el ser abnegado solo hace que te agarren de puerquito.

Lo interesante de todo esto es que nuestra sociedad, de dientes para fuera instalada en las ideas tradicionalistas de los 50's, todavía se atreve a esperar un castigo para Teresa, quien no deja de ser una verdad incómoda.

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
¡Ya! ¿Tres veces han repetido la historia?

Yo estoy de acuerdo en los refritos y recantados, pero eso ya se quemó hace mucho.

En fin, yo tampoco veo taravisión.
Kishiria ha dicho que…
sip, es la tercera versión Mexicana, hay como 2 peliculas más y casi cada país sudamericano tiene su telenovela de Teresa

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas