Patanerías, casos de la vida real

El día de hoy les contaré el caso de una amiga, resulta que mientras se estacionaba, un repartidor en moto se quiso pasar entre su auto y uno que estaba estacionado, estampandose en el de mi amiga, la policía acudio y el de la motocicleta la andaba acusando de atropellamiento, mi amiga llamo a su aseguradora y tras revisar la situación su ajustador le dijo que era su culpa, ya que el reglamento de tránsito considera el cambio de carril como una obstrucción de vía, después de que mi amiga protestó, resulta que la culpa era de ambos, uno por imprudente y de ella por lo ya dicho y que como había lesiones, ella se tenía que quedar detenida de 24 a 48 horas, así que llamaron al asesor legal del seguro que dijo exactamente lo mismo. Mi amiga decidió llamar a un amigo suyo abogado, quien llego a defenderla y al proponer él llevar al herido al médico legista resultó que no estaba tan lastimado y se llegó a un arreglo, en el que cada quien pagaría sus gastos.

Según le explicó el amigo a mi amiga, es muy común que al ver a una mujer conductora sola la quieran asustar.

El caso es que, al revisar la reparación de su auto, como el costo es menor al del deducible, ella lo tiene que pagar, lo que la ha dejado con un muy mal sabor de boca y la pregunta de para qué demonios le paga al seguro.

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Bola de prepotentes, el del seguro y el policia. O sea que si eres mujer mereces trato discriminatorio.

Del pago del seguro no sé, como no tengo ni auto, desconosco para que podria pagarlo o dejar de pagarlo. Pero conosco a mucha gente que no tiene seguro y nunca lo ha necesitado.
Kishiria ha dicho que…
Es triste la situación de mi amiga y no es el único caso del que me he enterado, muchas conocidas, al chocar o ser chocadas, tienen que llamar a un amigo o a la pareja porque a ellas las tiran de a locas.

En el DF el seguro es una necesidad, nunca sabes en que momento te va a salir un maldito loco

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones