otro caso de belleza en manos de un patán


Hace ya algún tiempo hablamos de un caso trágico de una buena chica que cayó en manos de un patán, Linda Lovelace (Deep Throat), esta vez hablaremos de Dorothy Stratten.

Dorothy Ruth Hogstratten nació en 1961 en Vancouver, pasó de ser el patito feo a una belleza descomunal a los 16 y atrajo la atención de Paul Snider, promotor de clubes y padrote, que se aprovechó de la ingenuidad de la jovencita, que había tenido una educación muy conservadora. La convenció para tomarse unas fotos de estudio desnuda, las cuales envió a la revista Playboy y tuvieron éxito de inmediato, aunque por ser menor de edad se requería la firma de la madre Dorothy, la cual fue falsificada. Posteriormente se casaron en junio del 79 en Las Vegas.

Dorothy fue el centerfold de agosto de 1979 y su fama se disparó, convirtiéndose en una de las playmates más populares dentro de la mansión, el dueño de Playboy tenía grandes esperanzas de que se volviera una actriz famosa y todo indicaba que así sería, pues logro papeles importantes en series como Buck Rogers, la Isla de la fantasía y como protagonista de la película de parodia Galaxina.

Con el éxito de la actriz, su matrimonio se volvió tormentoso, Snider, controlador y posesivo caía en ataques de celos que lo llevaron incluso a matar al perrito de la chica por que “ella le dedicaba más atención al animalito que a él”. Hugh Hefner principalmente, la animaba a separarse de Snider a quien consideraba que explotaba a la chica, sus amistades también le advertían del peligroso carácter de Snider. Dorothy se separó de él e inició un affair con el director Peter Bogdanovich, quien la dirigía en la película They All laughed.

Snider se convirtió en un acosador de la joven, llegando al extremo de contratar a un detective para seguirla; finalmente la convenció de que se vieran en la casa en la que habían vivido juntos, Dorothy asistió, para ofrecerle a Snider una fuerte cantidad de dinero para que se divorciaran tranquilamente. Las otras ocupantes de la casa regresaron al anochecer de ese día y al no recibir respuesta de la pareja y por consejo del detective privado contratado por Snider, convencieron al dueño de la casa de abrir la habitación y se encontraron con que tras abusar sexualmente de la chica, Snider la asesinó de un balazo de escopeta en la cabeza y tras abusar nuevamente del cadaver, se suicidó en una esquina de la habitación. Dorothy tenía 20 años y la critica le auguraba una exitosa carrera como comediante.

Este caso ha sido narrado en dos películas: Death of a Centerfold: The Dorothy Stratten Story (1981) y Star 80 (1983) y un libro, The killing of the unicorn, escrito por el director Peter Bogdanovich, quien por cierto se casó con la hermana menor de Dorothy.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas