Los peligros del texting

Texting y adolescentes es algo que puede llegar a ser muy peligroso, recordemos esta nota de la chava que mandó 14,500 mensajes de texto en un mes; he conocido adolescentes que si te descuidan se acaban tu crédito mandando sms desde tu teléfono otros, más decarados, se mandan tu crédito a sus teléfonos.

Texting se ha convertido en un vicio, uno que puede salir extremadamente caro y que también puede ser muy penoso, como lo podremos ver en el siguiente caso:

Unos empleados de drenaje en staten island justo habían abierto una alcantarilla y fuero por los conos para indicarlo, pero no contaban con la astucia (?) de Alexa Longeira, una adolescente que iba texteando mientras caminaba y que no se dio cuenta de la alcantarilla destapada, hasta que cayó unos 3 metros por ella.

La chica fue rescatada de inmediato por los trabajadores, aunque la familia ha anunciado que va a demandar "por la horrible experiencia que pasó la joven" todavía no saben a quién...

la nota aquí

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Pues que demanden a Alexa por carencia de cerebro.

O a los padres por no educar a sus hijos.
Özer ha dicho que…
Naaah, que demanden a las perversas compañías de telefonía celular que ponen los peligros del SMS al alcance de los inocentes adolescentes que NO pueden controlar sus instintos ciber-comunicativos ni siquiera al caminar por la calle. Y de paso que demanden a las oscuras fuerzas que fabrican los teléfonos, smartphones y demás artilugios del demonio. Poishita Alexa, hasta el tenis perdió. :(
Kishiria ha dicho que…
La verdad lo de la demanda se escucha hasta patético... ¿qué tal si no hubiera sido una alcantarilla sino un auto a toda velocidad?
Audiostranger ha dicho que…
Eso fue un verdadero descuido, porque en la adolescencia, una de las cosas que más se nubla es la vista: sólo ves lo que te interesa. Así que, tampoco podemos asegurar que hubiera notado los conos.
Kishiria ha dicho que…
en efecto, no hubiera visto los conos

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones