Antibióticos

Desde el 28 de agosto se puso en efecto un reglamento que prohíbe la venta de antibióticos sin receta médica, la ley no es noticia, desde hace años, se supone que no se pueden vender sin receta médica y hasta el mismo empaque lo dice, pero como buenos mexicanos, nos pasamos el reglamento por el arco del triunfo.

Anteriormente, toda farmacia de primera clase requería de un farmacéutico responsable, con carrera y cédula profesional, con la llegada de cadenas de farmacias y similares, el farmacéutico con preparación universitaria fue sustituido por un empleado promedio que armado con el diccionario de especialidades médicas (o peor aún, con lo que los otros clientes le han dicho) recomienda los medicamentos que cree que pudieran ser mejores.

Dentro de la experiencia colectiva existe la creencia de que para todo mal, penicilina y sus múltiples derivados; ampicilina, penprocilina, etc. así tenemos una generación que a los 25 ya generó una resistencia enorme a los antibióticos comunes y que en caso de verdadera enfermedad, tiene que usar sustancias más fuertes, más riesgosas y más caras.

Algunos casos
- Si suspendes el antibiótico cuando “te sientes bien” apenas atontaste a la bacteria, espera el regreso de la bacteria... y recargada
- Si te curaste de una faringitis al usar un x antibiótico por 8 días, a la siguiente vez, tendrás que usar ese antibiótico por 8+3 días por que ya desarrollaste resistencia
- La clindamicina, un antibiótico de amplio espectro, sólo se recomienda su uso durante 8 días, tras los cuales, comienza a afectar el hígado
- Hay bacterias que no solo desarrollan resistencia a un antibiótico: se alimentan de él y las vuelve fuertes, es por eso que “el medicamento de siempre” deja de funcionar
- la gentamicina y otros medicamentos más agresivos tienen corticoides y derivados de la cortisona, cuyo abuso causa problemas muy graves en articulaciones y sistema óseo.

Un médico estudia por lo menos 6 años de la carrera, además tiene que pasar por el periodo de internado y 3 años de residencia, tantos estudios y prácticas no son nada más por que sí; gracias a ellos el médico sabe cual es el mejor tratamiento para ti.

Con la llegada de farmacias de similares y de ahorro, no hay excusa, tienen médico integrado y la consulta no te cuesta más de 30 pesos, con un poco de paciencia y observación, te encuentras excelentes médicos ahí.

Sin embargo, la irresponsabilidad de la gente no tiene límites, según esta nota del universal, los Mexiquenses compran medicinas en tianguis, en ocasiones robadas o hasta caducadas... ¿pueden creerlo?

Link a Strat cons en que muestra el video dirigido a pacientes para combatir la automedicación

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Pues yo sí me automedico:

Pa' todo mal, mezcal.
Pa' todo bien, tambien.
Y si no hay remedio, litro y medio.

Para lo demás voy al IMSS que como ya he mencionado, siempre me han tratado bien.
Kishiria ha dicho que…
Hahahaha bueno el mezcal no es medicamento, aunque me consta, si te puede cortar una gripa si te lo tomas a tiempo.

Me da gusto ver que te sirve el IMSS, muchos de nosotros preferimos el simi médico por que en 30 minutos te atiende y no pierdes. al menos media mañana.

Y la verdad le tengo un odio tremendo al IMSS, algún día contaré por qué.
Audiostranger ha dicho que…
I
Con todo y todo la Cofepris se está esforzando por poner atención en varias cuestiones que nos afectan. Gracias a mi segunda chamba, sé de buena fuente que se están tomando medidas para cubrir, al menos hasta donde sé, tres aspectos muy importantes de los medicamentos: la caducidad, la correcta disposición de los medicamentos caducos y los estudios de equivalencia. Sin embargo, cada uno tiene sus limitaciones. La caducidad, precisamente por la existencia de medicamentos pirata. En serio, si el medicamento dice que caduca el día X, es porque ya se llevaron a acbo pruebas de laboratorio y mejor no hay que arriesgarse. En cuanto a la disposición, Cofepris ha lanzó en Querétaro una campaña para que la gente depure su botiquín y lleven los medicamentos caducos a lugares especiales para evitar su entrada al mercado negro y los posibles riesgos ambientales. Finalmente, comienza a sonar eso de la equivalencia, que es algo muy importante pero que desgraciadamente se maneja en términos desconocidos para nosotros los mortales.

II
Tengo una relación amor-odio con el IMSS. Cuando me internaron por gastroenteritis, me trataron muy bien la verdad. Pero cuando he ido con mi hija, ambas febriles, me topo con cosas como: pues la niña si pasa a urgencias, usted tiene que hacer cita. Voy a mi consultorio y me salen con que: lo siento, su turno es en la tarde, así que no la puedo atender, pida cita (y la sala semi vacía).

Odio la burocracia del IMSS, aunque me gusta que tengamos una institución (aunque sea chafaldrufa) de salud universal. Odio los malos manejos de los funcionarios del IMSS, cuyas familias seguro se atienden en el ABC o en el Ángeles.

Y desgraciadamente, ahora seré víctima (nuevamente) del IMSS, ya que no puedo costear a mi doctorcito particular. Iré a tratarme el hipertiroidismo en el IMSS, aunque espero estar prevenida para que me manden mis primeros estudios en 3 meses, me den mi diagnóstico en 4 y me atiendan en 5.

Total!
Kishiria ha dicho que…
Audiostranger

no sabía lo de los depósitos para medicamentos caducados, me parece una gran odea, sinceramente no entiendo como alguien puede tomarse algo caducado, eso no es ni apreciar tantito la salud.

Lo malo del IMSS es que con esa celeridad para atender a la gente, si esta tiene una enfermedad o padecimiento que requiera atención urgente, pues no tiene muy buenas oportunidades que digamos

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas