Libertad de expresión: caso práctico

Una mujer de Illinois, que acudió a la audiencia de tránsito de una amiga, llevaba una camiseta que decía "I have the pussy, so I make the rules" que traducida dice: "Yo tengo la vágina así que yo pongo las reglas" la juez consideró el mensaje ofensivo y le puso una penalidad por desacato: 48 horas en prisión, la chica planea demandar.

Moraleja: ropa sin estampados ni leyendas en la corte por favor.

La nota aquí

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Jejejejeeeee

Bueno, eso es como ponerse con el burro a las patadas.

¿A quien se le ocurre llegar a presumir de reglas con un juez?

Sospecho que para ese juez la ofensa no tiene nada que ver con el sexo, es más bien "usurpación de facultades".
Kishiria ha dicho que…
hahahahaha no lo había visto desde ese punto de vista

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones