¡qué bonita familia!

Bueno cuando pensabamos que no podia haber algo peor que el montruo de Amstetten (quien encerró a su hija y la violó teniendo hijos con ella por más de 20 años) nos encontramos con su equivalente sudamericano, llamado "el monstruo de Mariquita" (sin comentarios, ya lo pensaron uds. verdad?) este... desecho de DNA... violó a su hija durante 30 años teniendo nueve hijos con ella (aunque la dejó embarazada 14 veces, al menos) y además de hacerles lo mismo a sus hijas-nietas, exhortaba a sus hijos-nietos a que las usaran sexualmente... como diría Pompín Iglesias... ¡que bonita familia! y claro surgen las preguntas de... y el resto de la familia... y los vecinos y la gente del pueblo... como el chinito ¿nomas milando?

La nota apareció en Cronica

Comentarios

DMStonerose ha dicho que…
aqui te pone4 apensar si el pueblo no se dio cuenta que bola de idiotas... si se dieron cuenta, ni tiene vergüenza alguna. Mira que dejar q esto pase tantos años. Me imagino que su hija se animo a denunciar hasta que vio el caso del aleman. Que antyes del escandalo europeo nadie le hubiera hehco caso?
LADY ARCIOPREA ha dicho que…
estoy de acuerdo con dmstonerose, solo asi, viendoloque han hecho otros y que se puede hacer algo en contra,se puededecidir a hacer cosas. Muchas veces la gente no hace o denuncia cosas por miedo.
Kishiria ha dicho que…
ESO es lo que más miedo da.... que se hayan dado cuenta y no hicieran nada
Kishiria ha dicho que…
aver, aqui los detalles:

Alba Nidia denunció que había tenido ocho hijos con su padre, cinco mujeres y tres hombres, aunque éste la habría dejado embarazada en 14 ocasiones.

Pero lo que la hizo acudir a las autoridades es que, presuntamente, estaba repitiendo la historia con sus hijas-nietas, y, al parecer, induciendo a los hijos para que hicieran lo propio con sus hermanas.

Arsedio fue arrestado en la casa donde vivía con la familia conformada con su hija, en la vereda La Cabaña, de Mariquita.

Según indicaron funcionarios de la localidad, la investigación la venían haciendo desde hace seis meses, cuando la concejal de Bogotá, Gilma Jiménez, informó a la fiscalía lo que estaba sucediendo.

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas