Autopataneria: el temor al cambio

“Mas vale malo por conocido que bueno por conocer” este dicho es una excusa para el conformismo, la mediocridad y la dejadez, lo detesto, ni siquiera me puedo imaginar como alguien prefiere estar mal y no tratar de mejorar tan solo por que tiene miedo a lo desconocido, creo que es una de las peores excusas para seguir igual, para aguantar lo que sea.

Si no fuera por las personas que se rebelaron ante su situación, aún seríamos esclavos, siervos, o seguiríamos trabajando hasta 18 horas seguidas, todas esas personas que dieron sus vidas y lucharon para mejorar sus condiciones de vida son a quienes les debemos la vida con comodidades que tenemos y las jornadas de 8 a 10 horas. Si Rosa Parks no hubiera luchado por su derecho para sentarse en el autobús, Barack Obama no seria el presidente de los estados unidos.

Creo que lo peor que puede hacerse uno es ser conformista, más cuando sabes que tu vida no es lo que quisieras o que ya de plano es mala y todavía más cuando sabes que tienes la oportunidad de hacer que cambie, con tu propio esfuerzo.

El cambio viene del interior de uno, y surge por tu esfuerzo, por tus propias manos, en muy contadas circunstancias la vida te lo ofrece, cuando el karma, las circunstancias, la oportunidad trabajan y te ponen el cambio enfrente, no tomar esa oportunidad es una patanería contra ti mismo, es el equivalente a mutilarte una extremidad, te dañas a ti mismo.

El miedo a lo desconocido, el miedo a fracasar, son las dos principales razones para negarte a un cambio, el miedo lleva a crear excusas, a buscar limitantes, a convencerte de que vas a fracasar, citando la famosa frase “a lo que hay que temer es al temor mismo”

Así que siempre que haya un cambio en puerta, pregúntate…

¿Estás dispuesto a vivir así toda tu vida? O ¿verdaderamente quieres algo mas?

si la respuesta a esas preguntas es "no" y "Si" respira profundo y haz lo necesario para lograr un cambio, recuerda, en ocasiones es necesario saltar sin red.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas