Donde todos somos iguales

Si bien existen cosas que diferencían a los patanes y patanas de quienes no lo son, existen algunas cosas en donde, desafortunadamente, todos quedamos igualados. El SIDA sigue siendo una epidemia que cobra cada día miles de personas, y que requiere muchas veces sólo un pequeño descuido. El problema es que, actualmente, años de oir de ella, y de convivir con el concepto, nos ha traido familiaridad, y con ello, muchos bajan la guardia, lo que es un error fatal, y en este caso, no es sólo una forma de hablar.
En cierta forma, una persona infectada es como un patán: cuando lo ves por primera vez, todo parece bien, y te figuras que no hay ningún problema. Pero sólo descuídate, confíate de más, deja que las cosas pasen sin pensar, y entonces descubres la realidad. Pero aquí, no es sólo la frustración o un corazón roto, así que aquí, tenemos que tomarnos las cosas muy en serio.
Recordemos que, no importa que tan sano o sana se vea la posible pareja, o que tanto insista con el ¿Qué puede pasar?, es mejor no confiarse, nunca bajar la guardia. Incluso para las mujeres, la recomendación es siempre tener un condón a la mano, y muy especialmente, pensar con la cabeza, pues si dejan a la pasión a que tome las decisiones, es de esperar que acabemos arrepentidos.

Comentarios

Kishiria ha dicho que…
muy cierto, como dice el dicho, sin gorrito no entras a la fiesta
el mike ha dicho que…
y te falto especificar: pensar con la cabeza de arriba jajaja :P
Kishiria ha dicho que…
bueno desde luego que eso es esencial...
NEKO HIME ha dicho que…
gracias por recordar el dia internacinal de lucha contra el SIDA.

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas