Patanerías aceptadas en nombre del amor.

Este fin de semana Kishiria salió de vacaciones y me dejó encargado el blog. Espero les gusten las cosas que les deparan para este fin de semana.



El día de hoy quiero hablar de un libro que me parece una obra maestra del arte de la manipulación y la patanería independientemente del contexto érotico en el que se desnvuelve la historia. El titulo es "La história de O" de Pauline Réage. Es un libro donde se cuenta la historia de O, una chica perdidamente enamorada de su amante René quien la pone a disposición de una organización donde disponen de ella para complacer sus deseos mas perversos. O accede a todo esto por amor a René quien termina cediendo a O a otro hombre como quien regala un objeto que ya no le sirve.



¿Qué es lo que me parece a considerar de este libro para un blog que habla de la patanería? Los extremos a los que se pueden llegar y las atrocidades que se pueden aceptar en nombre del amor.



Frases como "si, yo se que esta mal, pero lo amo y por que lo amo lo acepto", "no permitiré que me deje, por eso voy a hacerlo" son para considerarse en este tema.



La historia de O quizá es un extremo muy pronunciado en muchos aspectos en cuestion de patanerías en nombre del amor, pero pensemos en cosas mas cotidianas, como aceptar que te engañen con otra, aceptar que te golpeen, aceptar que estas en segundo plano por que lo amas y no eres capaz de dejarlo.

Comentarios

el mike ha dicho que…
mas bien (y sin ofender) pero el libro tambien podria llamarse: manual para la mujer mexicana standar
ya vez que son las frasesitas que mas les escuchamos
LADY ARCIOPREA ha dicho que…
hahahaha gracias mike, siempre ilustrandonos con tu sabiduria.
Kishiria ha dicho que…
una de las cosas que más me impresionan es que a todos los usuarios de Maison Roissi, les dicem que todo el tiempo les tienen que decir a las chicas que las aman... mientras les hacen todo tipo de salvajadas...

y es cierto si a una mujer le dicen te amo,,, cierra los ojos a muchas otras señales

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas