From madmen to mad times

Este domingo terminó la serie Mad Men, su producción siempre fue impecable y su elenco estelar, una de esas series tan bien ambientadas en su época y que llevaban este concepto a todos los aspectos.

Recuerdo los primeros capítulos de Mad Men, lo primero que me llamó la atención fue el trabajo de ambientación, recordé la oficina de mi papá en ese mismo estilo con los paneles de madera y cristal y un carrito mini bar con bebidas alcohólicas y vasos. Se ve que la moda de las oficinas estilo 50's duró hasta finales de los 80's.

Lo siguiente fue un shock, la interacción de los géneros, las mujeres que solo podían aspirar a ser secretarias y la manera como eran tratadas, la condescendencia. La verdad es que para una mujer actual resulta difícil tragar ese shock y algunas no lo lograban aceptar y dejar la serie.

La publicidad ha cambiado mucho, antes el copy era la prima ballerina y el artista su apoyo, ahora, los papeles han cambiado (menos texto es mejor), antes la publicidad era ingenua, pero explicativa, ahora, la actitud y la imagen han pasado a primer plano y si alguien quiere ver las explicaciones, que se meta a la página web.

Dos personajes de la serie, Peggy y Joan, fueron las abanderadas del cambio de la situación de la mujer. Peggy pasa de ser secretaria a copy y posteriormente a directora creativa, siempre tiene que luchar a brazo partido por traspasar el techo de cristal. Actualmente es mucho más fácil para una mujer volverse directora creativa, pero siempre, siempre va a tener un jefe masculino arriba y trabajará más horas que su contraparte masculino y ganará un poco menos. En mi paso por agencias, siempre vi a la directora creativa a cargo de las cuentas tropicalizadas (las que solo son adaptadas y son, hasta cierto punto un trabajo mecánico) y a los directores creativos en las cuentas de creatividad. Son estos equipos masculinos los que sacan campañas como la de "necesitas ver más box". No haré más comentarios al respecto, pero de que a veces sacan cosas atroces, lo hacen.

Joan es un caso más complicado, De ser líder informal de secretarias, se vuelve trafficker y termina siendo algo así como una supervisora de cuentas, siempre a cargo del seguimiento de los detalles y autoridad factual aunque jamás en papel.

Los ejecutivos de cuenta son en su mayoría mujeres, y de ahí se dividen en 2 tipos: la ejecutiva de cuenta bonita que negocia con el cliente y la ejecutiva que hace todo el papeleo de la cuenta. los ejecutivos masculinos son minoría, pero tienen mayores posibilidades de ascender a supervisores o directores en mucho menos tiempo que sus contrapartes femeninas, quienes, por lo general tienen que cambiar de empresa para subir de puesto.

Y esto es lo que vi, de primera mano, en una de las top 5 y es triste comprobar eso de que "entre más cambian las cosas, más siguen igual"

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Lamentablemente son cambios muy lentos y generacionales. Supongo que pasarán otros cincuenta años antes de ver verdaderos cambios respecto a los años 50s.
Kishiria ha dicho que…
Y ciertas reacciones seguirán siendo iguales

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones