Obsesión infinita

Recién terminó la exposición Obsesión infinita de la artista japonesa Yayoi Kusama en el museo Tamayo, no la fui a ver, la fila invariablemente era enorme.

La exposición le regresó la vida al museo Tamayo, en el que ya ni las moscas se paraban, el éxito fue tal que el último fin de semana se realizó un maratón en que el museo permaneció abierto toda la noche (algo, que yo sepa, sin precedentes en este país) con personas que hacían fila desde las 8 am con la esperanza de poder entrar a las 10 pm.

Dentro de redes sociales los selfies en alguna de las obras de la expo fueron la moda y no faltó quien criticara esta tendencia y los que dijeron que la expo estaba sobrevalorada.

El arte moderno es un concepto muy amplio, que admite muchísimas manifestaciones y aspectos que jamás pudiéramos haber imaginado, no es del gusto de todos y digerirlo no es fácil. Bajo este concepto un selfie es solamente una manifestación adicional al arte y muy el gusto de cada persona.

Y sobre la crítica de un famoso blogger de que está sobrevalorada, muy sus gustos pero una expo que le devuelve la vida a un museo, bajo ninguna circunstancia se le puede llamar sobrevalorada.

Como dato extra, la artista está actualmente recluida en una institución psiquiátrica, es muy posible que ni siquiera se haya enterado el éxito que tuvo en este país.


Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Ni idea de la exposición o de la artista. Por lo que encontré en Google, se ve interesante.
Estoy de acuerdo con la amplitud del arte moderno y, sobretodo, con tu punto de vista: si la exposición lleva a miles de personas al museo, no puede estar sobrevaluada.
Kishiria ha dicho que…
Le traía ganas a la expo, desafotunadamente las filas, aún entre semana estaban larguísimas

Y bueno el caso de la artista es uno de esos casos tristes de genialidad o creatividad que lleva a la locura

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Killing Joke

las patanas