Muertes bizarras

Nuestro caso de hoy está muy rarito, el sujeto es Mark Pickford quien tras una noche de alcohol, drogas y sexo muy rudo (ambos involucrados mostraban golpes y laceraciones) despertó para encontrarse a su pareja ahorcada con su corbata.

 Tras una serie de pruebas y el juicio, se demostró que fue suicidio de la dama y que antes puso Diazepam en su bebida, que literalmente lo noqueó, por lo que se libró de una sentencia de homicidio involuntario por negligencia.

 Lo más extraño de este caso es que ambos eran primos. Esas son confiancitas, me cae

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Eso es vivir y morir al límite o ser del club de David Carradine.

Coincido, eso es abuso de confianza.
Kishiria ha dicho que…
llevaron muy lejos eso de "a la prima se le arrima"

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Killing Joke

las patanas