Anécdotas de supermercado

Esta anécdota viene de una persona que trabaja como gerente en un supermercado.

Resulta que un cliente olvidó su tarjeta de crédito en la caja, el siguiente cliente lo notó y la entregó al de seguridad.

El de seguridad, que en meses anteriores había sufrido el clonado de su tarjeta, decidió cobrarse a lo chino, así que en el mismo súper compró artículos y se asignó crédito a su celular por 2000 pesos en total.
Al día siguiente decidió hacer lo mismo pero los cajeros lo descubrieron.

La tarjeta y el dinero le fueron devueltos al cliente por la gerencia, el de seguridad fue despedido y boletinado en todas las tiendas de la franquicia.

¿Por qué no fue procesado? Se quisieron evitar el largo proceso legal y mantener el abuso de confianza en la discreción, por el bien de la imagen de la franquicia y de su personal.

Así mismo les recordaron a todos los cajeros porqué deben revisar las firmas

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Qué mal por el de seguridad, pero lo bueno es que la gerencia aceptó el pago del abuso.

Supongo que los cajeros deberían de tener algún tipo de incentivo o castigo para pedir identificaciones y cotejar las firmas.
Kishiria ha dicho que…
quiero pensar que después de ese incidente implementaron algo así

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Killing Joke

las patanas