pequeños gestos

Una mujer de Toronto enfrentaba un problema singular, la dama, de nombre Jessie Kuehl, no podía pagarse el viaje para ir al pueblo de Moncton, en Canadá también, para visitar la tumba de su padre, ella lo consideraba una fecha especial, ya que ella tenía la misma edad de este cuando falleció

Resignada, posteó en internet una petición en un tablero de anuncios clasificados de canadá, suplicando que alguna persona del pueblo fuera a visitar la tumba de su padre, su petición recibiría cientos de hits y otra tanta cantidad de correos de personas que fueron a visitar la tumba y a llevar flores

Posteriormente pondría otro anuncio agradeciendo la amabilidad de todos los que visitaron la tumba

Es increíble como una petición tan pequeña puede volverse algo tan grande

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
¡Que bueno! Pudo festejar a su padre y difícilmente hubiera podido llevar a tantas personas a la visita.
Kishiria ha dicho que…
exactamente, es una bonita historia

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas