Doble estándar

Desde que Elvis movia sus caderas y escandalizaba a la gente (o cuando el vals escandalizaba a las buenas consciencias) la música preferida de los jóvenes siempre ha sido satanizada.

Con la apertura sexual que se ha dado recientemente los jóvenes hacen cosas mucho más atrevidas y a edades más tempranas; en ciertos lugares en Europa es natural que muchas chicas anden topless en algún momento de un concierto. Hace poco puse un post de una chica que se subió al escenario a hacerle sexo oral a un cantante sin que este estuviera de acuerdo.

El más reciente incidente sucedió en Irlanda, en una ciudad llamada Slane, durante un concierto de un rappero, una chica conoció a un chico, se pusieron cariñosos y alguien le sacó una foto a la chica haciéndole sexo oral.

La chica, de 17 años ha sido devorada viva por redes, medios y hasta habitantes de la ciudad, no la bajan de mujerzuela y se le llama #Slaneslut, el chico, en cambio, lo ven como un héroe y se ha logrado proteger su identidad, en cambio la de la chica ya es pública y esta ha sido criticada tan violentamente que se reporta está en medio de una crisis nerviosa.

Por si fuera poco las asociaciones de padres de familia ya andan con las reacciones habituales a estos incidentes.

Me parece verdaderamente injusta la diferencia de tratos que tiene desde luego un trasfondo de género

Y finalmente si les urge llevar a cabo tales actividades en un lugar público, para eso son los sanitarios ya que nunca faltará quien tome fotos o lo grabe


Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Ok es una doble moral, pero tienes razón: para eso están los baños.

Hagamos el planteamiento del caso del cantante: si los papeles se invierten ¿pasaría lo mismo?

No lo creo: si el chico fuera quien practicara sexo oral a ella, no sería victima de acoso.
Kishiria ha dicho que…
Esa doble moral es lo que más molesta y aún en el caso que mencionas la chica aún sería criticada por ser "fácil"

Sor Juana seguro se estaría dando de topes con este caso

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones