Niñas sin escuela parte 2

Finalmente se resolvió lo de mi amiga y sus hijas

Caro tuvo que ir hasta las oficinas regionales de la SEP donde le dijeron que en efecto en la delegación cuauhtémoc la limitante son 20 niños por grupo para mantener la calidad de la educación; pero desde luego no tienen planeado qué hacer con el excedente más que ver en conde sobra espacio

Finalmente las  niñas encontraron una escuela con lugar, a unas 4 estaciones de metro de su casa y ahí empezó otro calvario para la madre, por que le pidieron todo tipo de papeles y constancias; entre esas las calificaciones de las niñas; para tal efecto la mamá se tenía que meter a la terminal de computadora que tenían en las oficinas y consultar e imprimir las calificaciones; esto ES trabajo de ellas, pero pues qué flojera

Total que así como la suerte de mi amiga puede ser muy mala, también puede ser muy buena; ella estaba en esas cuando llegó el inspector de la zona y preguntó qué demonios hacía una mamá en la computadora de sistema

Caro explicó la situación y el inspector se re-encabronó y les puso a las empleadas una reprimenda de aquellas, en la que hasta la constitución les leyó; al final las empleadas terminaron imprimiendo la mentada calificación, el inspector le dio sus datos de contacto a Caro y las empleadas ya están como sedita

A lo que se tiene que llegar

Por cierto a las niñas no les hizo nadita de gracia el fin de sus vacaciones extendidas

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Jejejejejeeee

Si ella y el inspector se ponen de acuerdo, no les sale tan bien.

Lo bueno es que ya tiene donde llevar a las niñas y entiendo que no es extremadamente lejos de su casa.

Y ya me imagino la cara de las niñas cuando vieron que la necedad de su madre por llevarlas a la escuela tuvo éxito.
Kishiria ha dicho que…
Por fortuna todo salió bien aunque la pobre ya quería echarse a llorar

no está tan lejos aunque lo malo es que es un grupo de medio tiempo era lo único que había

creo que la más pequeña sigue haciendo berrinches

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas