Historias de terror del noviazgo

Mi suegro, quien era hippie declarado en su juventud, tenía entre sus pocas posesiones juveniles, un LP importado comprado con mucho esfuerzo, se trataba, ni más ni menos, que el famoso disco blanco de los Beatles.

Un día, se lo prestó a su novia y esta se lo prestó un amigo que jamás lo regresó. Creo que hasta la fecha, mi suegro sigue reclamándoselo a mi suegra.

Pero bueno, igual se casaron, ¿no?

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Si yo fuera su suegro tu no tendrías a ese marido...
Kishiria ha dicho que…
cof cof se casaron a causa de mi marido... la hormona mató neurona

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas