Una senadora bajo escrutinio

Colleen Lachowicz es una candidata al senado por el estado de Maine y pertenece al partido Demócrata, actualmente se encuentra bajo fuego republicano, quienes tratan de usar lo que ella hace en su vida privada para desacreditarla y invalidar su candidatura.

¿qué cosas tan terribles comete en su vida privada la señorita Lachowicz?

juega World Of Warcraft

World of Warcraft es un juego de rol masivo de gran éxito que se ha apoderado del tiempo libre y las vidas de muchos occidentales y asíaticos.

Colleen juega como una asesina de la raza de los orcos y tiene nive 85, el cual es el máximo nivel que se puede lograr. Ella no mantiene oculta su afición y postea con su nombre real en foros de jugadores; los republicanos consideran que vive en un mundo de fantasía muy violento y que necesitan una senadora que viva en el mundo real.

desde un punto de vista lógico, Colleen sabe trabajar en equipo, bajo objetivos y planes, ya que no llegas a ese nivel siendo un desparpajo.

Los republicanos han creado un site detractor en contra de ella que incluso hace públicas las horas en las que entra a WoW; suponemos que el día que entre en horas de trabajo no se la acabará.Por cierto no se ha detectado que Colleen juegue en horas de trabajo.

Yo solo me pregunto una cosa: en qué mentalidad podrida es malo que la Srita Colleen mate pixeles, mientras que Republicanos como Sarah Palin hacen alarde de su afición a la cacería en la que matan seres vivos indefensos?

desde luego, en la de un republicano.

La nota, aquí






Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
No es mentalidad podrida, es economía:

World of Warcraft no le da ni un centavo al partido republicano, los fabricantes de armas (de cacería y de guerra) son republicanos.

Si World of Warcraft tuviera el peso que tiene la industria armamentista en la economía gringa, la señorita Lachowicz sería héroe de guerra.
Kishiria ha dicho que…
muy cierto no lo había visto de esa manera

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas