gracias por avisar...

Esta frase me vino a la mente cuando recibí una llamada hoy de uno de mis coworkers.

Pero antes entremos en detalles; estaba yo como loca compilando una presentación y compílando otra (no pregunten) al mismo tiempo esperaba unos materiales para comenzar a trabajar recio un catálogo de producto; para a presentación que estaba compilando mi jefa me dijo que coworker x me mandaría un caso práctico para integrar la presentación; total yo me quedo esperando, llama coworker x y sin más preámbulos me dice: "ya acabaste de traducir el caso práctico de cliente x?" y yo de... cómo que traducir, qué bueno que me avisan jijos de la rechi...

le contesto con la voz más serena que pude: "pues en cuanto me mandes el texto a traducir lo hago"

"ah que no te lo habían mandado?" finalmente se localizó el archivo y me puse a hacer una traducción que, para variar, urge para mañana. Con joyas del intelecto como esta:

"Nuestra investigación mostró que al cliente le importa su marca y quiere aumentar el awareness de ella"
Brillante Sherlock, no conozco clientes que paguen los servicios de una agencia de publicidad si su marca no les importa...

el caso es que estoy a la mitad de eso y llega el temido archivo de la clienta X, que para variar también urge y además, tenemos que ir a junta con ella hasta Polanco... mañana.

Ah sí, ni mencionarlo; mañana va a estar tan interesante.

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Y por fin, ¿cómo estuvo el día?

Me acordé de los días en que antes de las 9:30 ya tienes correos de Europa pidiendo diseños nuevos, a las 10 te avisan que las partes de ensamble se van a retrazar y el desgraciado software de diseño se truena con los archivos que hay que mandar al rato.
Kishiria ha dicho que…
Finalmente, acabamos todo, casi estrangulo a mi creativo para tratar de hacerle entender que su idea de diseño no es la misma que la mía y que cuando me dice "métele algo de diseño" más le vale que se atenga

y no fuimos a ver a la clienta porque urgía acabar otras cosas que surgieron

y si, el software de diseño tiene la mala costumbre de tronarse en el peor momento

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas