Dos casos de Bullying

Bullying es el término anglosajón para el acoso escolar, ya sea que nos haya tocado ver algún caso o que nosotros mismos hayamos sufrido de ello; no se necesita una razón, quizás sea el usar lentes, quizás la estatura, quizás la obesidad... o lisa y llanamente el caerle mal a alguien que necesita reafirmar su identidad usando a alguien más para ello.

Yo he pasado por 2 tipos de Bullying, el primero, el físico, se acabó cuando a la tierna edad de 6 años, decidí ponerme al brinco, honestamente tenía que defender hasta a mi hermano mayor... pero bueno... el más difícil fue el psicológico y sucedió cuando me cambiaron a una escuela de monjas, ya que mis padres no estaban muy de acuerdo que su hija le entrara a los cates (aclaro que para defenderme y a mi hermano, que conste) y bueno, no hay manera de defenderte contra el ostracismo y los chismes como no sea con una buena dosis de valemadrina, algo que tardé mucho en aprender.

Recientemente, la sociedad ha decidido darse cuenta que el Bullying existe (ha existido siempre, pero bueno) y lo ha considerado como un problema social; algo que por cierto no viene de gratis, tuvieron que pasar horribles eventos como la masacre de Columbine para darse cuenta a lo que puede llegar una víctima de Bullying. Se han contemplado sanciones, leyes... pero falta mucho por hacer al respecto.

Examinemos estos dos casos:

1.- Casey Heynes: un joven australiano de 16 años, pasado de peso que todos los días era agredido verbal y físicamente, un día se hartó y decidió usar sus conocimientos de judo, para proyectar a su agresor y azotarlo contra el suelo, la escena fue grabada por un celular y subida a las redes sociales, lo que convirtió a Casey en un héroe de internet. Casey y su agresor fueron suspendidos durante 4 días. Mientras que el padre de Casey apoya la reacción de su hijo y lamenta que otros padres fallen al educar a los hijos, la madre del agresor se quejó de la reacción violenta de Casey para defenderse y exige una disculpa pública por parte de este, vaya manera de solapar a su hijo.

2.- Un padre anónimo, también de Australia, trascendió a las noticias por entregar a sus dos hijos a la policía; resulta que vio a sus hijos de 15 y 17 golpeando a un niño de 13, subió a los 3 a su auto, llevo al agredido a su casa (quien resultó con mandíbula rota) y llevó a sus hijos a la comisaría para que les levantaran cargos por agresión; además como castigo extra vendió el auto del hijo y el caballo de la hija, además de apoyar a los padres de la víctima por si deciden presionar los cargos.

El padre ha externado que sus hijos están empezando a lamentar lo que hicieron; sin duda el tener mano firme hacia ellos será mucho mejor a la larga que la actitud laxa de la madre del agresor de Casey

Comentarios

bolita ha dicho que…
muy buen post!

ojalá todos tuviesemos la firmeza para educar a nuestros hijos con mano dura (y esto no significa el golpearlos) sino en tener firmes nuestras convicciones, nuestros valores, que son los que nos hacen mejores personas, mejores ciudadanos...
recordarles siempre que el respeto y la tolerancia que exigimos hacia nuestra persona debemos primero darla a nuestros semejantes =)

saludos hermosa!!!
Kishiria ha dicho que…
En efecto, no se trata de golpear, pero si de mostrarles que el mal comportamiento tiene consecuencias

Saludos a ti también!!
Miguel Rubio ha dicho que…
Desgraciadamente a veces los padres son los que propician la "gandallez" de los hijos y se las festejan.

Nada que ver con el segundo caso del que haces mención.

Saludos!
Kishiria ha dicho que…
Miguel:

en efecto y luego, en un futuro se preguntan porqué sus hijos son gandallas hasta con ellos, es un círculo vicioso
Hluot Firthunands ha dicho que…
Yo apoyo la solución de ambos casos y en el caso de Casey creo que fue injusta su expulsión.

Actuó en defensa propia y la violencia si se puede justificar, ahi tenemos toooodas las invaciones de los cascos azules de la ONU para tener un mal mayor.
Kishiria ha dicho que…
Hluot:

padres que solapan a sus hijos luego se preguntan porqué salieron tan violentos....

Y si, la violencia no se justifica ni en términos particulares, ni generales; ahora que como en el caso de Casey... si te quejas y no pasa nada, pues te tienes que defender, cuando todo lo demás falla

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas