Va a cambiar, en serio

El amor no puede cambiar a alguien de una manera tan diametral que vaya en contra de lo que era su naturaleza, quizás modifique algunos patrones de conducta, pero nada más.

Complejo de redentor o autoengaño? cualquiera de las dos es una mala opción.

Como nos lo indica la siguiente caricatura:

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
Jajajajaaaaa

Me rei cuando la vi en el blog de Dosis diarias y me vuelvo a reir ahora.

Dicen que una de las fuentes más grandes de divorcios es que los hombres se casan pensando en que las mujeres no van a cambiar y las mujeres se casan pensando en cambiar a los hombres.

Aunque la frase no es del todo correcta, conosco casos donde el problema es que los hombres cambiaron despues del matrimonio. El clasico novio perfecto, patan esposo.
Kishiria ha dicho que…
gracias por darme el nombre del site, para darle crédito.

wow el caso que conoces ha de ser la excepción, en los casos que he visto, no cambian por la chica, cambian por una experiencia más fuerte.
las manos de C@ndy ha dicho que…
Chiquito... pero la imagen dijo mas que todo lo que pudieras haber escrito...

Es taaaan real, nadie cambia, todos ya tenemos una manera particular de ser, con manias, virtudes y defectos, tan solo en algunos casos modificamos o mesuramos nuestros "modos" para no molestar a nuestra pareja, pero en esencia siempre seremos los mismos...

En alguno de mis post yo pregunte una vez: ¿Que tanto estas dispuesto a tolerar los defectos de tu pareja? Creo que en eso radica la clave de la convivencia... Un ejemplo, si tu bailas y tu pareja no, estas dispuesta a pasartela sentada en todas las fiestas?

pero como dicen: "cada cabeza es un mundo" y "cada quien escoge el palo para su cabeza"
Kishiria ha dicho que…
c@ndy

Tienes razón hay defectos que tienes que aprender a tolerar, que si deja la ropa regada, que si la toalla mojada... esas son cosas triviales, si te lastima o te agrede, eso ya es de pensarse

gracias por leer el blog y comentar!!

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones