Redescubrimiento

A colación de que hace un par de semanas fue mi cumpleaños y me entro uno de esos periodos de deshacerme de cosas que estorban, escribo esta nota pensando en como vamos cambiando a través del tiempo y como muchas veces no nos damos cuenta de estos cambios. Todos los días nos convertimos en otros y sin embargo seguimos siendo los mismos.

Entre las curiosidades que me encontré entre los papeles que he tenido guardados por años y años, salieron algunas cartas bastante interesantes, algunas de ellas de mis amigas de la secundaria, algunas de ellas cartas que escribí y que nunca entregue a los destinatarios y que ahora que las volví a leer descubro que no era para ellos, eran textos que había escrito para mi para que las leyera en el futuro. Que cosas mas extrañas escribe uno a veces y que perspectivas mas extrañas nos pueden poner acerca de nosotros mismos.

Convivimos con nosotros mismos todos los días y sin embargo, no tenemos la mas remota idea de quienes somos y de nuestras cualidades hacia muchas cosas. Nuestras propias virtudes y nuestros propios defectos. Somos ciegos hacia nosotros mismos y muchas veces hacia el efecto de nuestros actos y las huellas que dejan con el paso del tiempo.

Nuestros errores y nuestros aciertos quedan registrados de alguna u otra manera en el paso del tiempo; pueden ser historias que pasan de amigo a amigo, insignificantes objetos, trozos de papel, fotografías, lugares y un sin fin de cosas que llevan nuestros registros y la memoria de nuestras andanzas. Si los analizamos cuidadosamente podemos ver como cambian nuestras perspectivas de la vida y nuestras aspiraciones. Como van cambiando nuestros deseos y nuestra perspectiva sobre las personas y las cosas aunque hay veces en las que no cambiamos, seguimos aceptando cosas de manera ciega y rutinaria. Cambiar años de maltrato y tradiciones arraigadas que tomamos de nuestra familia y que a veces nos dañan, relaciones largas que solo conservamos por costumbre pese a que en muchos aspectos han sido tortuosas y no nos permiten hacer cosas por nuestro bien, malos hábitos que dañan nuestra salud o alas experiencias que simplemente no dejamos ir.

Debemos aprender de estos registros y aprender a reconocer nuestras virtudes y nuestros defectos en ellos para poder así hacer mejores cosas por nuestras vidas. Aprendamos de nuestros errores y nuestros aciertos.

Comentarios

Hluot Firthunands ha dicho que…
¿Pues que escribiste para ponerte filosofica?
Yo tambien escribia cosas que luego he leido, me refrescan la memoria de que tan loco estaba y que tan loco sigo.
Tienes razon, arrastramos penas y dolores durante años sin darnos cuenta.
Saludos
LADY ARCIOPREA ha dicho que…
Supongo que solo el tiiempooo puede pner algunas osas en perspectiva. como vamos cambiando y pretendemos que todo sigue igual.

Hay que aprender que hay osas que aunque nos cueste trabajo debemos dejar ir. Muchas veces esas cosas o las descubrimos hasta que haccemos una pequeña pausa y miramos hacia atras. A vecces solo aprendemos a la mala :P
Özer ha dicho que…
Yo también estuve de cumpleaños hace poco y sí, se pone uno filosófico en esas fechas. También cuando leo cosas que escribí hace años me pregunto "¿para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo?". Pero sólo el tiempo te da la perspectiva.
LADY ARCIOPREA ha dicho que…
hahaha esa frase me gustó Ozer, por cierto, feliz cumpleaños atrasado.

y si, solo el tiempo te puede ayudar a poner en perspectiva muchas cosas. aprendes sobre quien eres y quien has sido co el paso de los años. coo vas cambiando y al fal te das cuenta de que muchas veces no dejas de sentir esta cosa de no saber ni donde estas parado.

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones