Ver, o no ver, he ahí el dilema

Uno de los principales problemas que el hombre debe de aprender a manejar en la adolescencia, es el de mirar a una mujer. Gracias a la maldición de la testosterona, los hombres somos básicamente seres visuales, y es muy sencillo que un estímulo de este tipo nos llame la atención de inmediato.
Sin embargo, cualquier mujer a quien le pregunten, saben perfectamente lo molesto que es el peso de la mirada, algo que muchos hombres sin un poco de consideración hacen casi a cada momento. Lo correcto sería, si vemos una mujer atractiva, evitar la mirada. Pero seamos honestos, eso es prácticamente imposibles, además de privarnos de uno de los pequeños placeres de la vida ¿Qué hacer entonces?.
El secreto está simplemente entre mirar y ver. Simplemente si encuentras en la calle a una mujer atractiva, da un golpe de vista rápido, guarda la imagen mental, y deja a la pobre chica en paz. El mirar a alguien de forma contínua es básicamente acoso, y hay que evitarlo. Lo que es básico también, es ver a la mujer como un todo y una persona. Sé que el impulso es grande, pero nada habla más mal de un hombre que el clavar los ojos en un escote o seguir las caderas de una mujer con la mirada. La belleza femenina está en todo el conjunto, y no porque haya partes del cuerpo buenas o malas, sino por un simple detalle que se llama respeto a la intimidad.
En sí, todo se resume a una palabra: respeto. Mira, y disfruta de lo que la vida te ofrece, pero respetando la intimidad y la dignidad de la persona. Esto, y un poco de sentido común, es todo lo que se necesita.

Comentarios

Carlos Angeles ha dicho que…
Es lo más inteligente que he leido al respecto. En lo personal nunca he entendido por que alguien puede dejar que el instinto lo domine y siga con la mirada cuanto trasero y busto se le atraviesa en el camino. Definitivamente es muy distinto una mirada de admiración respetuosa a una de perro en carnicería.
el mike ha dicho que…
yo nomas las veo cuando vienen de frente, ya de espalda me veria muy hambreado jajaja, a menos que se presente la oportunidad si volteo, o q vaya caminando delante de mi jaja
Kishiria ha dicho que…
Carlos, tienes toda la razón, una cosa es ver a la chava y otra comersela con los ojos, una amiga mia cuando le pasaba esto último, volteaba a ver al tipo a los ojos y le gritaba: "devuelveme mi ropa desgraciado" desde luego los tipos se escabullían despuyes de que los ponía en evidencia.
no esta mal apreciar la belleza femenina, pero caray, más discreción.
LADY ARCIOPREA ha dicho que…
citaré ula frase de una amiga despuyes de que le digo que es una completa, total y absoluta descarada cuando ve a un chico guapo en la calle "Si ellos nos pueden ver como objetos, ¿por que nosotras no?"

no creo qyue se trate de quien ve mas feo o de forma mas libidinosa a quien, pero si de tener la decencia suficiente como ´para hacerlo con discrecion... argh... con eso de que ando con tan poca fe en la humanidad estpos dias...
Kishiria ha dicho que…
puedo soportar perfectamente un albañil que te come con los ojos con cara de perro hambreado, pero no soporto el peor tipo de acosadores, esos que se te quedan viendo de una manera tan, pero tan libidinosa y perversa que hasta te hacen sentir sucia, esos no los soporto.

fe en la humanidad? que es eso? es una de esas cosas exóticas como la conciencia?

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

las patanas

Arrimones